Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - PUEBLOS LLENOS DE VIDA

Lárrede, donde brotan las bellas iglesias del Serrablo

Esta acogedora localidad ofrece uno de los hoteles más emblemáticos del Pirineo

Lárrede, donde brotan las bellas iglesias del Serrablo
Lárrede, donde brotan las bellas iglesias del Serrablo
M.P.

Lárrede es uno de los 54 pueblos habitados del municipio de Sabiñánigo, situado a orillas del río Gállego. Para llegar hasta allí hay que tomar la carretera que va hacia Javierre del Obispo a la altura de Sabiñánigo. Carretera que nos llevará hasta a misma iglesia, San Pedro de Lárrede, modelo precursor de las demás iglesias del Serrablo (dado que no se ha encontrado ninguna otra en la que pudieran inspirarse estas construcciones), incluida la de Basarán, desmontada y trasladada a Formigal.

A poco más de un kilómetro de Lárrede, se encuentra la iglesia de Busa, construida entre finales del siglo X y principios del XI, que forma parte de la Ruta de las Iglesias del Serrablo al igual que la de San Pedro de Lárrede.

Lárrede cuenta con el Centro de Interpretación de las iglesias de Serrablo, en la antigua herrería. Bajo el lema "La belleza de las piedras", se recoge información de cada iglesia de la ruta y un mapa de localización. Está escrito el texto en castellano, inglés, francés y aragonés.

Y no podemos pasar por alto Casa Isabal, una de las mejores muestras de arquitectura popular serrablesa, que conserva su estado original. El interior de esta casa infanzona del siglo XVII tiene un singular suelo de cantos rodados así como una cocina y una alcoba tradicional.

En lo alto de un cerro próximo, se sitúa un precioso torreón vigía conocido como la Torraza, que fue restaurada por la Asociación Amigos de Serrablo entre finales del año 2002 y el 2003.

Y desde junio de 2016 tiene un hotel con encanto: El hotel Viñas de Lárrede, un proyecto gestionado, pensado y dirigido por la familia del Rincón-Ribera. "Hemos dedicado grandes esfuerzos a crear nuestro lugar en el mundo. Una tarea reconfortante que implica definirnos a nosotros mismos y lo que pretendemos transmitir, poniendo todo nuestro cuidado y cariño, construyendo un hogar, que, como definió el escritor español Antonio Gala, es la casa que nos espera".

José Garcés explica que el topónimo "Lárrede" aparece documentado por primera vez en 920.

De la iglesia de San Pedro dice Garcés que es "sin duda el ejemplar tipo de todo el conjunto monumental de las iglesias serrablesas. Entre 1933 y 1935 fue restaurada, tras su descubrimiento para el mundo del arte. Posteriormente, ha tenido otras obras de restauración a cargo del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (Dirección General de Arquitectura) y de la Asociación Amigos de Serrablo". Esta iglesia, declarada Bien de Interés Cultural (Monumento Histórico-Artístico desde 1931), está desprovista de ornamentos y retablos "debido a que sufrió los embates de la Guerra Civil. Ni que decir tiene que este templo es el más visitado de todos en la comarca".

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2016 Lárrede tenia una población de 21 vecinos.

El diccionario de Madoz (1845-1850) dice que en esos años tenía "siete casas y una calle estrecha empedrada. Iglesia parroquial... Contiguo, el cementerio en paraje ventilado. Los vecinos se sirven para beber de las aguas de una fuente que dista un cuarto de hora... El terrero es de secano, flojo y pedregoso. Los caminos son vecinales, de herradura. Reciben la correspondencia de Biescas, los miércoles y sábados a donde la conduce un valijero desde Jaca. Producen trigo, avena, judías, maíz y patatas, crían muy poco ganado lanar, tienen caza de perdices y pesca de truchas, barbos y madrillas".

Etiquetas