Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - PUEBLOS LLENOS DE VIDA

Sorripas: Los contrastes de un pueblo con una notable vitalidad

De la gran fábrica de suero de Baxter a la asociación de vecinos dinámica

Sorripas: Los contrastes de un pueblo con una notable vitalidad
Sorripas: Los contrastes de un pueblo con una notable vitalidad
M.P.

HUESCA.- Entre Sabiñánigo y Biescas se encuentra Sorripas. Su nombre alude a la situación orográfica debajo de las ripas o de la ladera. Está a 849 metros de altitud.

El centro del pueblo cuenta con varios ejemplos de arquitectura popular, como Casa Miguel Périz que tiene un patio abierto, ventanas de arco conopial y suelo de cantos rodados.

Los edificios se alinean en torno a una calle principal que lleva a la iglesia parroquial. Este templo es de estilo románico, del siglo XII, y tiene la advocación de San Andrés. Atiende a las premisas que regían la arquitectura popular del momento, con nave única con presbiterio que da paso a un ábside semicircular abierto por una pequeña aspillera abocinada. En el interior se conserva una pila bautismal labrada. En el muro norte, se encontraron varias pinturas murales fechadas en el segundo cuarto del siglo XIV que hoy se exponen en el Museo Diocesano de Jaca junto al retablo de San Andrés de 1520. En dichas pinturas puede distinguirse un San Pedro provisto de enormes llaves o el episodio del "Noli me tangere", representación de un texto del Evangelio de San Juan. Y en el lugar de las originales, hay grandes paneles con fotografías que reproducen las pinturas originales.

La asociación Amigos de Serrablo restauró esta iglesia devolviéndole todo el esplendor que el tiempo había empañado.

En cuanto a patrimonio religioso, entre Sorripas y Senegüé, encontramos junto a la carretera que sube a Biescas la ermita de la Virgen del Collado. Rafael Leante, en su libro sobre el culto a María en la Diócesis de Jaca publicado en 1889, se refiere a que ese edificio esté equidistante de los dos lugares, "simbolizando en este hecho su deseo de ser igualmente abogada y protectora de sus hijos y devotos que moran en ambas localidades".

Y Domingo Buesa, en su libro sobre los monasterios altoaragoneses editado por DIARIO DEL ALTOARAGÓN, escribe que en el término de Sorripas hubo un monasterio, dedicado a San Salvador, "ubicado en el Tozal de Santa Cruz cerca del Tozal de los Muertos, evidencia de un antiguo cementerio y del lugar conocido como fuente de las Monjas".

La actividad económica se centra en la agricultura y la ganadería, pero también en la industria, pues a escasos metros está desde 1993 la fábrica de suero fisiológico de Baxter-Bieffe Medital.

Sorripas comparte con Senegüé la Asociación de Vecinos, que organiza muchas actividades como excursiones o el ya tradicional viaje para el puente de la Constitución a alguna ciudad del país "con el fin de ir conociendo territorio", argumenta el presidente, Toño Pardo. Una asociación muy inquieta, no en vano organiza talleres de palotiau, adornos navideños, jornadas gastronómicas, e incluso hace unos años recuperó en un libro las recetas que antaño eran más habituales y muchas de ellas se conservan aun hoy en día. Además, los vecinos de Sorripas y de Senegüé tienen un grupo de teatro que dirige Juan Pastor, con varias obras representadas en su haber.

En Senegüé, para los habitantes de las dos localidades, está el consultorio médico, recientemente acondicionado, y un telecentro, y los niños y niñas en edad escolar de ambos pueblos acuden a la escuela unitaria que está en Senegüé.

Celebra sus fiestas patronales el 29 de septiembre, festividad de San Miguel.

Etiquetas