Alto Gállego

GASTRONOMÍA

Migas tradicionales listas para calentar y comer

Gastronómiko saca al mercado este plato y pronto llegará el lechal tensino

Envases en los que se presentan las migas y el Lechal Tensino.
Envases en los que se presentan las migas y el Lechal Tensino.
V.P.

Bajo la marca Gastronómiko, el Hotel El Privilegio de Tena desarrolla un proyecto agroalimentario basado en comida preparada con productos locales y recetas tradicionales. Desde hace unos días ya comercializa las migas, plato tradicional por excelencia de la localidad de Tramacastilla de Tena, en pleno Pirineo aragonés, y está a punto de sacar al mercado el cordero Lechal Tensino. Además, realiza pruebas para comercializar la espalda de cordero rellena.

Esta iniciativa cuenta con la experiencia en el sector turístico de los promotores de Gastronómiko, Juan Ignacio Pérez, Anabel Costas y sus hijos, Verónica y Toño, que emprenden una nueva línea de negocio basada en comida preparada tradicional, lista para calentar y disfrutar. La comercialización de estos platos se realiza en tiendas especializadas, pequeños establecimientos y en Supermercados Altoaragón. Actualmente, las migas están a la venta en Jaca, Biescas, Huesca y Sabiñánigo, y la idea de Gastronómiko es expandirse poco a poco. Además, tienen en construcción la página web para la venta ‘online’.

El empaquetado de las migas y el lechal se realiza en un formato para dos raciones, aunque en Supermercados Altoaragón se pueden encontrar de una sola ración. Juan Ignacio Pérez explica que el producto “está saliendo muy bien porque la gente ve que está elaborado con buena materia prima, es un producto conocido. Y desde el punto de vista del sabor, nos dicen que están muy buenas”.

Estas migas “están elaboradas con una receta tradicional y de manera artesanal, en el obrador que el Vivero de Empresas Agroalimentarias de Adecuara tiene en Jaca. Cada vez preparamos cuatro kilos, no más, se envasan al vacío y están listas para comer. Se calientan en sartén o en microondas, mejor en sartén, no salen apelmazadas, sino que se quedan esponjosas y con una textura muy suave, como si estuvieran recién hechas”. La caducidad es de sesenta días. En la parte trasera del envase se recogen las indicaciones tanto para calentarlas como para servirlas como guarnición. “Las migas llevan chorizo y nosotros recomendamos acompañarlas de un huevo poché o con uvas, que es la manera tradicional de comerlas en Tramacastilla”.

En cuanto al Lechal Tensino, Juan Ignacio Pérez explica que este plato está precocinado a baja temperatura, envasado al vacío en una bolsa, que va dentro de un envase de cartón. “Para consumirlo hay que abrir la bolsa y colocarlo en el horno precalentado a 180 grados, y en 15 minutos está listo para comer”.

Trabajan con productos de km 0 haciendo suyo el eslogan de que del productor al consumidor solo hay un paso. “Intentamos que todos los productos que utilizamos sean lo más cercanos posibles para hacer una economía circular que colabore al desarrollo socioeconómico de nuestra zona, en estos momentos es muy importante”, señala.

Y tienen en mente completar estos dos platos con un postre “que podría ser el yogur de oveja de Fonz. Como todo está refrigerado, podremos enviar ‘online’ el menú completo o los platos por separado. Estos también se podrán adquirir de manera individual o en conjunto en los establecimientos donde se distribuyan para su venta”.

El plato de la espalda rellena, “como se hacía antes con tortilla francesa, pimientos, olivas verdes”, está en proceso de definir por el laboratorio el periodo de caducidad; esperamos que en breve pueda salir al mercado”.

El nombre de Gastronómiko hace referencia “tanto a la gastronomía como a un producto singular y exclusivo, lo que representamos con la k. La idea es ofrecer un producto pensado para clientes con poco tiempo para cocinar, pero sin renunciar a la calidad”, concluye. 

Etiquetas