Alto Gállego

ciencia

Investigadores identifican nuevos genes infecciosos por el virus SARS-CoV-2

El equipo de López-Otín se muestra “orgulloso” de culminar un trabajo de “trascendencia global” 

La revista Nature retira el "Premio de Tutoría" al investigador Carlos López-Otín
El investigador Carlos López-Otín.
EFE

Un equipo de investigadores dirigido por Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, ha logrado identificar nuevos genes involucrados en la infección de células respiratorias e intestinales humanas por el virus SARS-CoV-2. Este estudio se ha publicado este martes en “The EMBO Journal”, prestigiosa revista oficial de la Organización Europea de Biología Molecular.

Carlos López Otín se ha mostrado “contento y orgulloso de haber podido culminar un trabajo muy complejo técnicamente y arriesgado conceptualmente, sobre un problema de tanta trascendencia global para la salud de la humanidad”.

El científico serrablés ha comentado a este diario que este trabajo “me hace sentir muy orgulloso de mis estudiantes y colaboradores, y de la plasticidad de nuestro laboratorio”.

“Me hace sentir muy orgulloso de mis estudiantes y colaboradores, y de la plasticidad de nuestro laboratorio” 

“Siempre pensamos en cómo podemos ayudar a la sociedad a la que nos debemos y lo hacemos con proyectos de larga duración, toda una vida, o con otros como este en el que había que responder a una nueva enfermedad lo antes posible, y a ello nos entregamos, sin dejar atrás otros proyectos tan innovadores como el recientemente publicado sobre las medusas inmortales”, ha indicado.

El investigador de Sabiñánigo argumenta que el equipo que dirige no trabajan en virología, “pero cuando llegó la pandemia era el momento de contribuir, y es lo que hicimos. Todos los miembros de mi laboratorio dejaron a un lado sus proyectos principales y ayudaron a Alejandro Piñeiro y Gabriel Bretones, que son los que tomaron la responsabilidad de impulsar un proyecto muy complejo, pero que aprovechaba nuestra larga experiencia en estudios genómicos y moleculares del cáncer y del envejecimiento”.

“Otros científicos de distintos centros (CISA-INIA-CSIC, CNIC, ISPA, IUOPA y IdiSBa) nos ayudaron con generosidad. Casi tres años después y con esfuerzo, hemos llegado a descubrimientos que esperamos tengan importancia”, ha concluido.

Etiquetas