Bajo Cinca

premios pyme 2022

Agrostock prevé un crecimiento del 17 % y la entrada al mercado chino en 2023

La empresa de nutrición, además, ganó el accésit en formación y empleo por su apuesta en la creación de puestos de trabajo de calidad 

La fábrica de Agrostock produce anualmente 45 millones de kg de abono.
La fábrica de Agrostock produce anualmente 45 millones de kg de abono.
S.E.

Las infestación por plagas es uno de los principales problemas con los que lidia el sector agrario, que ve afectada la fertilización de su cultivo y la recuperación de sus semillas. La empresa fragatina Agrostock suma décadas de experiencia en servicios especializados para este sector, ofreciendo productos fitosanitarios acompañados de una asesoría técnica. Se trata de una entidad puntera, con una importante inversión en innovación y tecnología, pionera a nivel nacional en algunos experimentos agrarios como la técnica de la confusión sexual, una vía de combate para despistar al macho y evitar la reproducción de plagas, un ensayo llevado a cabo con el Gobierno de Aragón.

Dotar a los agricultores de productos fertilizantes y fitosanitarios es una de sus principales aportaciones a la provincia, como lo es su implicación con el tejido formativo y empresarial de Huesca, colaborando con estudiantes de Formación Profesional y Grado en el desarrollo de nuevas investigaciones, además de ofrecer empleo de calidad en el alto aragón. Precisamente por ello, Agrostock ganó recientemente el accésit en formación y empleo, concedido el pasado 20 de octubre por la Cámara de Comercio de Huesca y el Banco Santander, en colaboración con la Cámara de España y DIARIODELALTOARAGÓN.

La empresa de nutrición vegetal- que cuenta con un equipo humano formado por biólogos, químicos, e ingenieros agrónomos- eleva al máximo el reconocimiento de este producto especializado fuera de nuestras fronteras. “Hace pocos años decidimos buscar compañeros de viaje que pudieran comercializar nuestros productos”, cuenta Jorge Casas, director ejecutivo de Agrostock. En este corto margen de tiempo, la compañía ha conseguido estar presente en 22 países repartidos en los 4 continentes, y actualmente planea ampliar su extensión, “nuestros equipos se encuentran en Egipto, Marruecos y Portugal”, y anuncia que: “próximamente comercializaremos nuestros productos en China”. La facturación de las exportaciones suponen cerca de un 15 %, pero el objetivo es que este porcentaje ascienda hasta el 50%. Existen dos factores a favor, ya que se trata de un producto de fácil conservación y por otro lado”, el reconocimiento internacional de la marca España. “Los bioestimulantes españoles son muy valorados en el exterior”, asegura Casas, “es un producto en el que hay demanda y en el que España es puntero”.

Pasar de 600.000 kg de abono anuales a 45 millones de kg, de estos, se derivan 2 millones de litros de bioestimulantes. El progreso de la facturación, por ende, ha sido exponencial, “estamos creciendo de forma sostenida todos los años”, concretamente entre un 7 % y un 10 % anual, aunque este año prevén cerrar con un crecimiento de cerca del 17 %, con una facturación de cerca de 15 millones de euros. “Cada día es más necesaria la utilización de métodos sostenibles y naturales contra la lucha de las plagas”, indica Jorge Casas.

Soluciones para mejorar la calidad y rentabilidad de los cultivos.
Soluciones para mejorar la calidad y rentabilidad de los cultivos.
S.E.

Su catálogo recoge un total de 95 referencias, de las cuales, 43 poseen el sello para agricultura ecológica. El valor de su actividad reside sobre todo en la investigación, que persigue encontrar alternativas “a lo que se ha hecho toda la vida” y sostenibles para abastecer a la población con alimentos saludables con la dificultad de contar con menos recursos.

77 años de servicio a la agricultura

Los inicios de Agrostock se remontan a 1945, con la plantación y compraventa de frutas y fitosanitarios a nivel local de los hermanos Casas Nicolás.

Este pequeño negocio, dio un paso más allá en 1956, como distribuidora de la empresa Bayer, que permitió ampliar el ámbito de atuación, siempre relacionado con el ámbito de la agricultura. La entidad, hasta entonces conocida como “Fitosanitarios J. Casas”, emprendió un cambio real en 1988, cuando pasó a llamarse Agrostock y fue evolucionando hacia una ampliación del catálogo de sus servicios.

La semilla de lo que hoy se conoce como Agrostock comenzó hace 77 años, aunque es la segunda generación la que ha asentado las bases de una empresa que ha marcado una nueva era en nutrición vegetal. Su apuesta por la investigación e innovación, además de su implicación en la formación interna y su apertura al comercio exterior, auguran un mayor crecimiento en los próximos años.  

Etiquetas