Cinca Medio

REHABILITACIÓN

La residencia Riosol de Monzón mejora su accesibilidad y sus espacios

La rehabilitación del edificio durará 13 semanas y supone una modernización del centro asistencial

Creación digital de cómo quedará la residencia Riosol una vez que terminen los trabajos.
Creación digital de cómo quedará la residencia Riosol una vez que terminen los trabajos.
A.M.

El Ayuntamiento de Monzón ha iniciado las obras de reforma de los accesos de la residencia municipal Riosol, que además de mejorar la accesibilidad, dotarán al centro asistencial de nuevos espacios abiertos y más acogedores tanto para residentes como para visitantes.

El presupuesto de adjudicación es de 77.290 euros y el plazo de ejecución de 13 semanas, tiempo durante el cual el acceso se realizará por la parte posterior del inmueble, es decir, por la calle San Francisco.

La actuación, explica el Concejo, comprende la eliminación de las barreras arquitectónicas existentes, tanto las escaleras como la rampa actual, ya que su pendiente es superior a lo estipulado por la normativa vigente, para la instalación de un elevador que permita acceder a la entrada principal del inmueble a las personas con movilidad reducida. Para ello, se demolerá una parte del forjado y de la fachada principal, que se reconstruirá posteriormente retranqueada con unas nuevas escaleras.

Esta medida logra generar un espacio de transición entre el paseo San Juan Bosco y el edificio asistencial, que contará con un banco de granito y motivos ajardinados para hacerlo más acogedor, permitiendo la estancia de usuarios y visitantes en un ambiente semiexterior suficientemente ventilado, adaptado a las exigencias sanitarias de la covid-19.

La nueva fachada de la zona de estancia gana permeabilidad con una superficie acristalada, mientras que el resto de la misma se reviste con granito gris, consiguiendo un estilo más moderno. Dos grandes ventanales, de cinco metros cuadrados, se convierten en muebles integrados que permiten a los residentes disfrutar de las vistas del parque de la Azucarera y del propio porche de entrada, compensando así la pérdida de espacio del salón principal y abriendo la residencia hacia el exterior.

En total, el proyecto contempla la actuación en 55 metros cuadrados, construyendo un forjado intermedio a la cota del paseo sustentado en muros de carga. Se instalan, además, dos puertas automáticas dispuestas a modo de cortavientos.

Estas obras también incluyen la compartimentación del almacén del semisótano, ubicado bajo la sala de estar. La nueva configuración del acceso, conjuntamente con las adaptaciones interiores en materia de protección contra incendios, dotan a la residencia de una salida de evacuación adicional.

Para el presidente del Patronato de la Residencia Riosol, Salvador Sarrado, estas obras “suponen una mejora sustancial en la accesibilidad al centro, además, permite ganar espacios más amplios y abiertos para los residentes. A su vez, se modernizan el acceso principal”.

Etiquetas