Cinca Medio

CINCA MEDIO - JUSTICIA

El vecino de Monzón pateó a su mujer tras ser recriminado por gastarse dinero en una tragaperras

La vista oral de este lunes, un amigo ha reconocido el problema del acusado con el juego

El vecino de Monzón pateó a su mujer tras ser recriminado por gastarse dinero en una tragaperras
El vecino de Monzón pateó a su mujer tras ser recriminado por gastarse dinero en una tragaperras
R. G.

HUESCA.- El vecino de Monzón de 55 años, I.M., acusado de un presunto delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género, ha respondido durante la vista oral de este lunes a preguntas de los abogados, por los hechos que se produjeron en la mañana del 14 de mayo de 2017, en un establecimiento de la localidad mediocinqueña, y ha dicho que agredió a su mujer después de una discusión motivada por haberse gastado éste parte de la recaudación de uno de sus negocios en máquinas tragaperras.

Tras pasar la noche dormido en un sofá del local, el acusado avisó a su mujer a través de mensajes de "wasaps' que se había gastado una cantidad de dinero. Hecho que motivó la llegada de su esposa y que ésta le increpara por lo que había hecho. En este momento de los hechos, la versiones de acusado y víctima se contradicen. Por un lado, el acusado ha declarado que fue su mujer quien cogió un cuchillo y le amenazó, y después afirmó que se encontraba en estado de shock.

Por su parte, la víctima que ha declarado en la sala sin ver a su exmarido, ha recordado que su marido le tiró de la coleta del pelo hacia el suelo y le asestó una patada en la cara de la que arrastra secuelas como la pérdida del olfato.

Después, uno de los amigos de la pareja -actualmente separada tras estos hechos-, ha reconocido el problema del acusado con el juego y el dinero que éste gastaba en las máquinas tragaperras. Además, este ha manifestado que convenció a I.M., para que acudiera a la Guardia Civil para reconocer el suceso que había tenido con su mujer.

Además de esta declaración este lunes ha comparecido una de las hijas de la víctima que acompañó a su madre a diferentes centros sanitarios, primero hasta el centro de Salud de Monzón por la gravedad de las lesiones que presentaba en la cara que le derivaron al Hospital de Barbastro y después al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

El juicio por este caso concluirá este martes con la aportación de las pruebas periciales, los alegatos finales de las partes y la modificación o no que podrían considerar los abogados. Tras estas intervenciones el caso quedará visto para sentencia.

Antes de la vista oral, el Ministerio Fiscal solicita para el acusado once años de cárcel, 21 años de alejamiento y 57.903 euros en concepto de indemnización por las lesiones y secuelas ocasionadas sobre la víctima. Una petición de condena que eleva ligeramente la Fiscalía con la petición de 12 años de prisión, 22 de alejamiento y 57.903 euros de indemnizaciones. Por su parte, la defensa solicita la libre absolución de su representado.

Etiquetas