Jacetania

JACETANIA - CELEBRACIONES

La Fiesta del Primer Viernes de Mayo se adapta a la ley de armas

Obliga a entregar la pólvora en recinto cerrado, entre otras medidas de seguridad

La Fiesta del Primer Viernes de Mayo se adapta a la ley de armas
La Fiesta del Primer Viernes de Mayo se adapta a la ley de armas
R.G.

JACA.- La entrada en vigor de la nueva ley de armas obligará a modificar el reparto de la pólvora y el uso de los trabucos durante el Primer Viernes de Mayo, según explicó la hermandad de la fiesta en su asamblea de socios del pasado miércoles en el Palacio de Congresos. La hermandad celebró varias reuniones con el Ayuntamiento de Jaca y la Guardia Civil en Huesca y en la capital jaquesa para que el cambio normativo no desluzca el festejo.

"Esto es positivo porque supone más seguridad, pero la gente se tiene acostumbrar y adaptar a los cambios", dijo el presidente de la hermandad, Carlos García, cuya junta hizo un esfuerzo importante para conservar la espectacularidad de las descargas de los Artesanos y los Labradores, que son una de la señas de identidad de la fiesta, prevista el día 3 de mayo.

Antes, la pólvora se repartía en el campo de fútbol. "Ahora, se debe entregar en un sitio cerrado y guardar una distancia de seguridad", según el presidente de la hermandad, que pide la colaboración de los escuadristas, que "se tendrán que llevar la pólvora a casa y guardarla hasta el desfile".

Otro punto esencial es la obligatoriedad de obtener la licencia de armas para poder llevar el trabuco, "ya se dispare o no". En caso de estar inutilizado, no hace falta licencia. Igualmente, los escuadristas "no podrán entrar en establecimientos con armas o cantimploras de pólvora", en lo que será "un cambio de costumbres", con respecto a los últimos años.

Por otro lado, la hermandad se adapta a la nueva ley de protección de datos de los menores de edad. Los padres "deberán dar el consentimiento de que los niños pueden salir y decir quién se hace cargo de ellos", en circunstancias especiales, como la suspensión de la fiesta por la lluvia.

Durante la asamblea, se comunicó el nombramiento como Caballero del Primer Viernes de Mayo (máxima distinción de la Hermandad) para Pepe Arbués, que agradeció el título en reconocimiento a sus 16 años de presidente y sus 33 años en diversos cargos. El concejal Santiago Tomás, síndico en 2018, recibirá la insignia de plata, igual que Julián Fernández, el nuevo presidente de la Asociación Festera de Moros y Cristianos de Elche (Alicante), con la que se mantiene un hermanamiento.

La junta se plantea el reto de gestionar de forma telemática el cobro de recibos de sus 1.800 socios (actualmente, unos 800 asociados han aportado sus datos). La compra de dos trabucos y la mejora de varios trajes para los cortejos son algunas de las inversiones efectuadas con el fin de enriquecer la mañana del viernes.

Etiquetas