Jacetania

JACETANIA - PATRIMONIO

Un estudio vincula un capitel del Art Institute de Chicago al desaparecido claustro de la catedral de Jaca

El trabajo ha sido editado recientemente por la Universidad de Barcelona

Un estudio vincula un capitel del Art Institute de Chicago al desaparecido claustro de la catedral de Jaca
Un estudio vincula un capitel del Art Institute de Chicago al desaparecido claustro de la catedral de Jaca
S. E.

ZARAGOZA.- Un estudio recientemente editado por la Universitat de Barcelona vincula un capitel románico de doble cesta que representa la Adoración de los Magos y que se halla en el Art Institute of Chicago (IAC) a parte del desaparecido claustro de la catedral de Jaca.

El trabajo está incluido en el libro 'Pirineu romànic, espai de confluències artístiques', recientemente editado por la Universitat de Barcelona.

Hasta la fecha los estudiosos ubicaban este capitel en una zona imprecisa entre el sur de Francia o el norte de España, si bien alguno de ellos lo situaba en algún lugar de Aragón, sin precisar más.

El pormenorizado trabajo, titulado 'A romanesque capital from the cloister of Jaca cathedral in the Art Institute of Chicago', ha sido desarrollado por Juan Antonio Olañeta, profesor asociado de Historia del Arte de las Universidades de Barcelona y Lleida y miembro del grupo de investigación Ars Picta. En él, el científico afina y lo sitúa en Jaca.

"El lugar probable de ubicación sería en los pilares sureste y suroeste, los más cercanos al templo", dice en sus conclusiones, aunque también recalca que "concretar más su ubicación puede resultar sumamente especulativo".

En su conclusión final, Olañeta defiende que por lo tanto "la pieza no debería ser considerada de procedencia desconocida o genérica", y aboga por prestar a su lugar de procedencia, el desaparecido claustro románico de la catedral de Jaca, "más atención por parte de los especialistas porque un estudio riguroso y en profundidad deparará interesantes sorpresas".

El estudio también ha permitido afinar en la datación del capitel, ya que hasta ahora algunos especialistas lo ubicaban en el segundo cuarto del siglo XII y el IAC lo fechaba entre los años 1150 y 1200, mientras que ahora pide "revisar la cronología y adelantarla a la atribuida al claustro de Jaca y al maestro de Doña Sancha", que se sitúa entre 1110 y 1130.

El capitel llegó a la institución de Illinois en 1944 a través de Joseph Brummer de Nueva York, que lo adquirió por 4.000 dólares a Gabriel Dereppe.

En un primer análisis detallado y comparativo, el historiador zaragozano encontró numerosos elementos estilísticos e iconograficos en común entre esta pieza y algunas obras del norte de Aragón, de Jaca y alrededores, todas ellas vinculadas a la dinastía aragonesa de los Ramírez.

Olañeta pone el foco de atención en cuatro espacios en los que se aprecian bastantes estilemas en común con el capitel de Chicago, como son los desaparecidos claustros del monasterio de Santa María de Santa Cruz de la Serós y de la catedral de Jaca, el Panteón de Nobles de San Juan de la Peña, así como en el interior de la iglesia de San Martín de Uncastillo.

De estos cuatro espacios, es con los capiteles del claustro de Jaca con los que el capitel en estudio presenta al menos doce aspectos estilísticos y estructurales coincidentes, como son diferentes pliegues, unas manos desproporcionadamente pequeñas y toscas, el velo recortado en dientes de sierra en personajes femeninos, o la forzada postura de brazo y antebrazo.

Olañeta destaca la presencia de dos parejas de caulículas con volutas en espiral algo que, apunta, se trata de una singular peculiaridad ornamental presente en varias obras realizadas por distintos maestros en la catedral jacetana.

Al respecto de estas coincidencias, y aunque apunta que pueda ser cuestionable, para el zaragozano lo que adquiere "categoría de prueba" es el elevado número de aspectos coincidentes, porque la probabilidad de que dos piezas presenten tantos elementos en común sin que exista ningún tipo de contacto entre ellas es prácticamente nula.

En este sentido recuerda que en el interior del ábside de San Martín un capitel representa el mismo episodio con leves diferencias en el modelo iconográfico, así como la presencia de un elemento, un bastón florido, que remite a escultores que trabajaron en el entorno de Jaca.

En un segundo lugar, esta probable filiación al claustro jacetano derivada del estudio estilístico e iconográfico fue confirmada mediante la realización de un análisis con proyección de neutrones (INAA) sobre varias muestras de piedra de las obras estudiadas, en el marco del Limestone Sculpture Provenance Project (LSPP), un proyecto que intenta desvelar la procedencia de muchas piezas medievales conservadas en los museos americanos.

Dichos análisis fueron financiados por el Art Institute of Chicago y el Museo Diocesano de Jaca y las muestras fueron cuidadosamente extraídas por Elena Aguado, profesora de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón (Huesca).

El estudio concluye que "son lo suficientemente similares en su composición elemental para afirmar que es altamente probable que su material pétreo procede de la misma fuente", que no sería otra que el claustro de la catedral de Jaca, espacio que fue desmantelado por la remodelación que se realizó en el siglo XVII y que provocó la destrucción y dispersión de sus capiteles.

Tras este estudio se desprende que se puede añadir uno más a la lista de los pocos que se han conseguido conservar.

Etiquetas