Jacetania

SUCESO

El Gobierno de Aragón confirma el ataque de lobo a un rebaño de ovejas en Sigüés

Los hechos se produjeron con anterioridad a la mañana del pasado domingo 8 de agosto con el resultado de doce animales muertos

Oveja muerta por el ataque de lobo el fin de semana pasado en Sigüés.
Oveja muerta por el ataque de lobo el fin de semana pasado en Sigüés.
S. E.

El Gobierno de Aragón ha confirmado el ataque de lobo a una docena de ovejas del mismo rebaño que aparecieron muertas en la zona de Asso-Veral, en el término municipal de Sigüés

Según informan fuentes del ejecutivo autónomo en un comunicado, en la mañana del pasado domingo 8 de agosto, una docena de ovejas del mismo rebaño aparecieron muertas con heridas compatibles con este animal. Dos de ellas se enviaron al Centro de Recuperación de la Alfranca (Zaragoza) para realizarles la necropsia y el resultado ha revelado su compatibilidad con el lobo. Además, las cámaras de fototrampeo instaladas en la zona por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente han capturado imágenes del animal durante la noche del domingo al lunes.

Se trata del primer ataque de lobo en esta zona, por lo que no se encuentra contemplado en las ayudas que, anualmente, el Departamento de Agricultura convoca para las explotaciones donde se ha evidenciado la presencia del oso y el lobo de forma continuada. En este sentido, el Ejecutivo aragonés ya se encuentra estudiando su inclusión para la convocatoria del próximo año, así como la aplicación de medidas correctoras inmediatas, como la compra de vallados eléctricos para proteger al ganado.

El Gobierno de Aragón recuerda que ya ha destinado dos millones de euros para tal efecto en los últimos cuatro años, y que, a diferencia de las ayudas por los daños ocasionados, que se vienen abonando desde el año 2003 en el caso del oso. En esta línea de ayudas los ganaderos pueden acogerse a la subvención hayan sufrido o no un ataque. Estas ayudas no se limitan a pagar al ganadero por las ovejas muertas y los daños materiales, sino que se paga por el número total de cabezas de ganado de la explotación y se subvencionan las medidas de autoprotección. Por esta misma razón, en el caso del lobo el ganadero no tiene que demostrar si el ataque sufrido es de este animal o de un perro asilvestrado, sino que se le reconoce el derecho a la ayuda por tener su explotación en una zona donde habita.

De esta forma, el Gobierno de Aragón intenta compensar los sobrecostes que la mera presencia de estos animales ocasiona en las explotaciones ganaderas de ovino y caprino. Desde que en 2018 se pusiera en marcha este pionero sistema de ayudas, el sector ha recibido 1.950.000 euros, a través de cuatro convocatorias (2018, 500.000 euros /2019, 400.000 euros/ 2020, 500.000 euros /2021, 550.000 euros). En 2020, se beneficiaron de esta ayuda 128 ganaderos.

Etiquetas