Jacetania

ANIMALES SALVAJES

El lobo puede estar detrás del ataque a un rebaño de Arrés

Según el Gobierno de Aragón, el suceso es compatible con este animal, a la espera de los resultados

Una de las ovejas atacadas por el lobo en Arrés
Una de las ovejas atacadas por el lobo en Arrés
S.E.

Todo apunta a que el lobo vuelve a hacer su aparición en la Jacetania, tras el ataque sufrido en la noche del sábado al domingo por un rebaño de Arrés (Bailo), que arroja un balance inicial de cuatro ovejas muertas, media docena heridas y de 8 a 10 desaparecidas. La evolución de los animales heridos y extraviados, aparte de los abortos, permitirá definir el impacto del suceso.

Fuentes del Gobierno de Aragón apuntaron este domingo que los vigilantes han recogido muestras del ataque y se han enviado al Centro de Recuperación de La Alfranca (Zaragoza). 

Se está a la espera de los resultados, pero afirman que el ataque puede ser compatible con el lobo. Desde la DGA ya se confirmó que el lobo estaba detrás del ataque que acabó con más de 30 ovejas hace una semana en Asso-Veral (Sigüés), poco después de que hubiera otros dos casos en Somanes (Santa Cilia) y Santa Engracia (Puente La Reina) que UAGA y los ganaderos atribuyen al lobo, por lo que sería el cuarto ataque del mes.

La Guardia Civil y la Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) se trasladaron este domingo a Arrés y analizaron el lugar del ataque sufrido por el rebaño de Javier Jaca, en una zona situada a un kilómetro del pueblo. El ganadero tuvo conocimiento del ataque sobre las seis de la mañana, cuando empezó a encontrar ovejas muertas.

Para Joaquín Giménez, vicepresidente de la Comarca de la Jacetania y alcalde de Arrés, “este nuevo ataque agrava la inquietud del sector ganadero” de la Canal de Berdún. “Hay una intranquilidad bárbara y estamos indefensos. No podemos dejar los rebaños a la fresca y no pueden estar estabulados en la nave, porque se pueden morir por exceso de calor o bacterias como la pasteurella”, agregó el también ganadero.

“Hay que coordinar una reunión entre los ayuntamientos, la ADS y el Gobierno de Aragón para tomar medidas y dar explicaciones”, continuó Joaquín Giménez, explicando que en este caso hubo suerte, dado que “se podían haber caído todas las ovejas por un terraplén”. “Es un problema serio y el ganadero está muy afectado”, lamentó.

Como el caso anterior fue en Asso-Veral, existía la esperanza de que “el lobo pudiera ir a Navarra”, pero ahora crece “el temor de que se quede en la zona de la Canal de Berdún y San Juan de la Peña”, según explicó Joaquín Giménez, para el que el ataque “fue una verdadera algarada”. Además, “las secuelas siempre son grandes y algunas heridas tienen muy mala curación”.

Una de las curiosidades del incidente de Arrés es que se produjo “cerca del pueblo, en una zona en la que se ve bien y donde había jóvenes”, por lo que “mucha confianza tiene (el lobo) con las personas”, según el alcalde pedáneo, que añade que el ataque tuvo lugar en la finca que linda con el Camino de Santiago, por lo que “también es un peligro para los peregrinos que caminen por el entorno”.

Etiquetas