Jacetania

Andrea García Ubieto: "Hay que acercar las nuevas tecnologías a nuestros mayores"

La jaquesa narra en un libro cómo sus abuelos afrontaron el avance de la digitalización al comienzo de la pandemia

Andrea García Ubieto, con su libro.
Andrea García Ubieto, con su libro.
J. L. G. Alquézar

Nacida en 1990 en Jaca, criada en Zaragoza y afincada en Madrid, Andrea García Ubieto estudió Publicidad y Relaciones Públicas y se especializó en la industria musical, el sector en el que trabaja, al tiempo que desarrolla su otra pasión, la literatura, publicando una novela breve, De ochenta en adelante, con la editorial Círculo Rojo. Los protagonistas son sus abuelos maternos, Pili y Pascual, residentes en Jaca. Con más de 80 años, conviven con la digitalización, que se agudizó en el confinamiento, dando lugar a entrañables relatos.

“Como mi hermano y yo vivimos en distintos puntos de Madrid, mis padres en Zaragoza y mis abuelos en Jaca, nos tocó estar separados”, explicó Andrea. Sus abuelos no tenían móviles inteligentes, ni Internet. Aquello no la detuvo y decidió enviarles un smartphone con ilustraciones a mano “para guiarles en cada paso, desde cómo encenderlo a hacer una videollamada”. “El milagro fue que, sin haber tocado jamás un teléfono táctil, con esas instrucciones y algunas llamadas, lograron conectarse y vernos las caras. En una situación tan extrema, fue el mejor regalo”.

Andrea escribió esa historia, pero no retomó el libro hasta octubre de 2020, cuando pudo ir a verles y quedarse en su casa teletrabajando un par de meses. “Por la noche escribía uno o dos capítulos y por la mañana se lo leía. Al convertirles en protagonistas, fueron muy generosos, dejándome mostrar sus historias”.

“Darles el libro en mano era mi máxima”, continuó la autora, que se lo entregó hace dos domingos. “Fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida”, aseguró. “Mi abuela sospechaba que incluí fotos suyas de jóvenes y le encantó; también, le alucinó que hubiera aprendido a hacer marcapáginas de ganchillo. Mi abuelo dijo que era uno de los mayores regalos que se pueden hacer”.

Según Andrea, con la digitalización, “a la inmensa mayoría de los mayores les estamos dejando atrás y no debería suceder”. “Es vital crear programas para acercarles a las nuevas tecnologías”, señaló, añadiendo que sus abuelos “son de una generación que comenzó a trabajar muy pronto y nos dio mucho”. “Debemos hacerles atractivas y fáciles las tecnologías para que no tengan miedo a ponerse con ello”.

El libro “puede gustar especialmente a quienes hayan vivido algo parecido”. “Algunos lectores no conocieron a sus abuelos, pero se imaginan cómo hubiera sido tenerles en esas situaciones. Es muy satisfactorio generar esas sensaciones”, apuntó la autora, para la que “es emocionante cómo responde la gente”. Su idea es editar nuevos ejemplares.

De ochenta en adelante tiene dos partes: Maldita distancia (historias del confinamiento que le contaron su madre y sus abuelos) y Bendita cercanía (relatos vividos con ellos en primera persona). Ambas arrancan con ilustraciones de Marina García Rapún. La obra se puede adquirir en la Librería El Siglo de Jaca y plataformas online. En principio, la autora estará en agosto en la Feria del Libro de Jaca.

Etiquetas