Jacetania

investigación policial

Tensión y silencio en Bernués mientras sigue la búsqueda del fugitivo de Tarbes

Inquietud entre los vecinos de la localidad por la posible cercanía del sospechoso del doble asesinato en Francia

Dos vehículos de la Guardia Civil, este miércoles, en la carretera de Oroel, a unos 7 kilómetros de Jaca.
Dos vehículos de la Guardia Civil, este miércoles, en la carretera de Oroel, a unos 7 kilómetros de Jaca.
Ricardo Grasa

Bernués es una pedanía de Jaca en la que residen entre 15 y 20 personas, en las faldas del monte Oroel. Se trata de un paraje sereno y repleto de vegetación. Un oasis de paz que se ha visto alterado durante estas últimas horas, al encontrarse muy próximo al lugar donde dejó la moto y se echó al monte el sospechoso del doble asesinato cometido este pasado lunes en Pouyastruc, cerca de Tarbes (Francia), el cual continúa desaparecido.

“Estamos preocupados y esperamos que esto se pueda solucionar pronto. Ojalá lo encuentren hoy mismo, porque hay nervios en el pueblo. Piensas que te va a salir en cualquier curva”, apuntó la alcaldesa pedánea, Ana Celsa Lacosta, que reconoce haber pasado “una mala noche”. “Esto es un sinvivir”, agregó, en “el peor y el más duro” de los momentos que está viviendo en sus 15 años en el cargo.

Guardia Civil y Policía Nacional continúan peinando el entorno de la peña Oroel, en busca de Cédric Tauleygne, el ex militar francés de 34 años que cometió el doble crimen con un arma de fuego que podría seguir obrando en su poder. “Los agentes nos han dicho que tengamos cuidado, porque no se sabe si sigue armado”, explicó la regidora, agregando que se ha pedido a los vecinos que “si ven algo raro, avisen”.

Las últimas 36 horas de los vecinos de Bernués se están caracterizando por “la incertidumbre”, como indicó Ana Celsa Lacosta, ya que “no se sabe dónde anda”. “Puede seguir por aquí, haberse ido a otro pueblo o tener un compinche y que a estas horas esté muy lejos”, concluyó, apelando al “respeto” y a extremar el cuidado, porque “no sabemos sus intenciones”.

Según se informa desde la prensa francesa, las dos víctimas del crimen son Aurélie Pardon, de 32 años, la esposa del sospechoso; y Gabriel Fourmigue, de 55 años. Ambos eran profesores y trabajaban en el colegio Desaix, de Tarbes, cuyos vecinos quedaron consternados por esta tragedia. Detrás del suceso, al parecer, hay un móvil sentimental, en concreto los celos que sentía el fugitivo.

Desde que la Guardia Civil recibiera la petición de ayuda por parte de la Gendarmerie, este pasado martes, agentes de España y Francia mantienen una colaboración absoluta en el marco del operativo de búsqueda de Cédric Tauleygne, que, dada su condición de reservista, tiene amplios conocimientos en supervivencia, que le podrían ser útiles en el caso de que se proponga buscar refugio en el entorno del monte Oroel.

Etiquetas