La Hoya

LA HOYA - FIESTAS

La "colgada de banderetas" da comienzo a los días festivos en Quicena

Los vecinos participan activamente en la organización de todos los actos

La "colgada de banderetas" da comienzo a los días festivos en Quicena
La "colgada de banderetas" da comienzo a los días festivos en Quicena

HUESCA.- La localidad de Quicena comienza este miércoles sus fiestas patronales en honor a Santiago Apóstol que se extenderán hasta el próximo domingo día 28.

El acto que da comienzo a estos días festivos es la tradicional "colgada de banderetas", un acto diferente en el que son los propios vecinos quienes decoran la localidad. "Engalanamos todas las calles del pueblo y lo quisimos hacer extensivo para que participarán todos los vecinos", explica el alcalde Javier Berenguer.

Se trata de unos festejos en los que los vecinos organizan y llevan a cabo la mayor parte de los actos. "Es una fiesta que hacemos en Quicena, desde Quicena y para Quicena como punto diferente a otras de mayor envergadura o con mayor presupuesto", matiza el alcalde, quien a su vez explica que durante estos días el pueblo se llena con la presencia de todos los vecinos y los invitados de cada casa.

En las fiestas, prima la convivencia, la colaboración, la vecindad y los actos en la calle. "Son unas fiestas muy tradicionales. Lo que son unas fiestas de pueblo en letras mayúsculas", destaca el primer edil. Prueba de ello son actos como la comida popular del sábado en la que un vecino elabora arroz con conejo y pollo para todos. Igualmente, la parrillada a base de longaniza y chorizo que realizan en las piscinas de la localidad cuenta con un gran número de asistentes.

LA SERVILLA

Dentro del programa de las fiestas, donde se incluyen actos para todas las edades, destaca por su tradición el conocido como La Servilla. En ella, se decora un cañizo con globos y flores y se pasa por cada una de las casas del pueblo recogiendo torta, bizcochos y dulces, además de participación económica de los vecinos, para de este modo sufragar los gastos de las fiestas.

Además de los actos por el día, las noches del viernes y sábado estarán animadas por orquesta y discomóvil y tampoco faltará el baile del farolillo que llevan a cabo cada año durante las fiestas y que consiste en bailar por parejas mientras se sujeta una flor de papel con una vela en su interior, de manera que ganan aquellos que más aguantan con la vela encendida.

Otra de las particularidades de estas fiestas es que la traca final para despedir los festejos en vez de hacerse con petardos se realiza con globos. Para ello, se colocan más de quinientos colgados en una cuerda en la plaza y los niños son los encargados de explotarlos.

Fue una iniciativa que sugirió una de las madres del pueblo hace 3 años y que, según el alcalde, da muy buen resultado y los niños y mayores "disfrutan mucho".

NOVEDADES EN LA LOCALIDAD

En este último año, el proyecto de mayor envergadura económica para Quicena ha sido el de la depuradora de aguas residuales.

Por el momento, tal y como explica Berenguer, ya han adjudicado la elaboración del proyecto y tienen prácticamente decidido el terreno donde se situará. Del mismo modo, se refiere a la colaboración municipal en la construcción de la autovía y a la rehabilitación del castillo de Montearagón que comenzará de cara a los meses de septiembre y octubre, y que esperan "con muchas ansias".

Así mismo, menciona la instalación de un parque fotovoltaico que, según el alcalde, supondrá "una importante inyección económica para la localidad" y que permitirá "meter a Quicena en el futuro".

Etiquetas