La Hoya

LA HOYA - TRADICIONES EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Los navateros de la Galliguera hacen un descenso desde sus casas

Ante la imposibilidad de bajar por el Gállego por el estado de alarma, graban un vídeo casero simulando la travesía

Los navateros de la Galliguera hacen un descenso desde sus casas
Los navateros de la Galliguera hacen un descenso desde sus casas
S.E.

HUESCA.- Ante la imposibilidad de llevar a cabo su descenso anual por el río Gállego subidos a sus navatas, la Asociación de Nabateros d"a Galliguera, ha llevado a cabo un descenso "virtual" a través de un vídeo editado con las aportaciones hechas por una quincena de sus miembros desde sus casas.

Con ayuda de palés, mesas, escobas, figuras de juguete, telas, y hasta una máquina de remo los vecinos de la Galliguera han recreado de forma casera la actividad central de su organización, que no se ha podido realizar por el estado de alarma a causa de la pandemia de covid-19, y la han difundido por sus redes sociales.

"Como somos tantos socios y tantos amigos, dijimos: "vamos a hacer un vídeo cada uno dentro de lo que cada uno pueda, desde donde pueda y como pueda y a la libre imaginación de cada uno"", explicó este domingo el presidente de la asociación, Pedro Borau.

El vídeo ha recreado todo el proceso que hace posible el descenso de navatas anual en el Gállego, en el tramo que va de Murillo de Gállego a Santa Eulalia. Desde la corta (en el patio de la casa de uno de los socios) de las sargas con las que se harán las cuerdas para armar las navatas, hasta el descenso en sí (encima de una mesa, con una tela de balcón a balcón o en la máquina de remo en un salón).

No han faltado el rito de ponerse los trajes de la época, la música de gaita, la venta de refrescos o el imperdible almuerzo.

"Cada uno ha aportado lo que buenamente ha podido", indicó Borau, que apuntó que las aportaciones han venido de socios que estaban confinados en las localidades de la zona pero también en puntos apartados como Huesca, Zaragoza, Madrid o Barcelona. "La gente que está en los pueblos lo ha tenido un poco más fácil que los que estamos en ciudad, que como tenemos todo allá hemos tenido que echar mano de lo que hemos podido", señaló el presidente de la asociación.

Tanto los navateros de la Galliguera como las otras dos asociaciones que realizan cada primavera, entre abril y mayo, descenso de navatas en Aragón ( la Asociación de Nabateros del Sobrarbe y la Asociación de Navateros de la Val d"Echo), habían ya llevado a cabo algunos preparativos para estas actividades, con la corta de las sargas, pero las medidas de confinamiento por el coronavirus les han frustrado los planes para este año.

Borau afirmó no obstante que barajan la posibilidad de hacer algo en otoño. "El descenso propiamente dicho, yo creo que no dará tiempo por el tema de la organización y los permisos que hacen falta. Pero veremos después del verano cómo evoluciona esto y en otoño igual hacemos alguna cosilla", dijo.

Etiquetas