La Hoya

LA HOYA - SECTOR PRIMARIO

Recuperan las lechuzas para reducir los daños agrarios

La iniciativa vecinal de Loporzano “Un campanario, una lechuza” acogió este miércoles la colocación de cuatro ejemplares

Un momento de la colocación de una de las lechuzas en el campanario de Chibluco.
Un momento de la colocación de una de las lechuzas en el campanario de Chibluco.
S.E.

Los vecinos del término de Loporzano colaboran activamente en la recuperación de la lechuza en el municipio, con la colocación este miércoles de cuatro pollos repartidos en dos cajas nido que fueron colocados en los campanarios de los núcleos de Chibluco y Santa Eulalia La Mayor. Con ello se pretende que las poblaciones de lechuza participen en la eliminación de roedores y pequeños mamíferos que ocasionan daños en la agricultura de la zona y disminuir el uso de rodenticidas tóxicos.

La implantación de los pollos, con capacidad de volar, ha sido posible gracias al proyecto vecinal “Un campanario, una lechuza” que ha contado con la colaboración del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Alfranca, el Ayuntamiento de Loporzano y el Obispado de Huesca y más de 15 vecinos.

Detalle de una caja nido.
Detalle de una caja nido.
S.E.

Según explicó Paloma Barrachina, jefa de la Unidad de Conservación del Medio Natural en Huesca y vecina de Castilsabás, dentro del municipio de Loporzano, la colocación de las dos cajas nido se ha realizado expresamente desde el Centro de la Alfranca, con un periodo de adaptación de los cuatro primeros días en los que voluntarios y vecinos de Chibluco y Santa Eulalia alimentarán a las pequeñas aves con roedores y pollos “que presentan todos los registros sanitarios” en las cajas cerradas y con compartimentos y medidas para evitar que entren comadrejas o pequeños mamíferos. Tras ese periodo, se permitirá que los animales puedan salir, ya que tienen capacidad de volar. Todo ello, con el objetivo de que los animales puedan identificar la zona donde se han colocado estas cajas nido como lugar de nidificación y cría. “La idea es fijarlos en la zona y favorecer que se asienten aquí y puedan criar el año que viene o el siguiente”.

Desde el Centro de Recuperación de La Alfranca informaron que los pollos de lechuza están anillados y han sido rescatados de pajares de la provincia de Huesca y ya disponen de la capacidad de volar para regresar a sus lugares de origen. Barrachina destacó que en la actividad de este miércoles participaron niños del municipio que van a ayudar a alimentar a los pollos de lechuza y a su vez, “se realiza educación ambiental”.

Uno de los ejemplares de lechuza colocados ayer.
Uno de los ejemplares de lechuza colocados este miércoles.
S.E.

La jefa de la Unidad de Conservación del Medio Natural subrayó la buena acogida de esta iniciativa que ha generado “mucha ilusión” en el término. “El objetivo es lograr que los 14 campanarios del municipio tengan una lechuza”, detalló.

Por el momento, ya hay cría de lechuzas en los núcleos de Loporzano, Bandaliés, Barluenga, Sasa del Abadiado y Ayera y se parte con el objetivo de mejorar las condiciones de nidificación de la especie en el municipio. 

Etiquetas