La Hoya

TRADICIONES

El buen tiempo acompaña el regreso del Descenso de Navatas por el Gállego

Dos embarcaciones, de dos y tres trompos con 12 navateros, recorren el río entre Murillo y Santa Eulalia ante la atenta mirada de numeroso público  

Los navateros saludan durante la actividad llevada a cabo este domingo.
Los navateros saludan durante la actividad llevada a cabo este domingo.
JAVIER NAVARRO

"Había muchas ganas y la verdad es que hemos disfrutado todos mucho ”. Y no era para menos. Tras dos años de parón a causa de la pandemia por el coronavirus, en la mañana de este domingo ha vuelto a celebrarse el Descenso de Navatas por el río Gállego entre Murillo y Santa Eulalia de Gállego, en una jornada dominical en la que el tiempo, tras un sábado más invernal que primaveral, ha acompañado a los navateros y al público que se ha acercado hasta la zona para ver cómo las dos embarcaciones surcaban el agua del Gállego de manera fluida gracias a la destreza y pericia de los navateros y navateras de la Galliguera.

Al término del descenso, que este año ha alcanzado la decimoctava edición, el presidente de la Asociación de Nabateros de la Galligera, Pedro Borau, se mostraba satisfecho y contento. La jornada navatera ha comenzado con un desayuno y los últimos preparativos en la playa de Murillo de Gállego, donde el día anterior se habían aguado las dos navatas. Una de ellas era de dos trampos y dos remos, y la otra de tres trampos y cuatro remos. En la primera han ido cuatro navateros y en la segunda, ocho. En total, doce personas, de las cuales cuatro eran mujeres, que han logrado bajar en unas dos horas los 7,5 kilómetros que separan Murillo y Santa Eulalia por el río.

Pedro Borau ha explicado que como bajaba poca agua para hacer el descenso con seguridad, pese a las lluvias de los últimos días, desde el embalse de La Peña se ha soltado más, hasta alcanzar los 50 metros cúbicos, lo que permitió una bajada más ágil.

“Aunque esperábamos que el día fuera lluvioso y con frío, ha sido todo lo contrario, un día muy soleado”, ha comentado el presidente de los navateros, que ha indicado que la actividad ha comenzado sobre las 11 horas. Ha señalado que el descenso ha sido limpio y sin grandes complicaciones, ya únicamente una de la navatas ha chocado ligeramente contra una piedra sin más consecuencias, ya que “con 50 metros cúbicos se baja muy bien”.

A la llegada a Santa Eulalia, las embarcaciones han sido recibidas por el público que se ha congregado en el puente de Santa Eulalia, que desde hace escasos días luce una nueva pancarta con el lema “Río Gállego Vivo” en sustitución de la antigua reivindicativa contra la construcción del embalse de Biscarrués. 

Etiquetas