La Hoya

MEMORIA HISTÓRICA

Los restos de Alejandro Viñuales podrían regresar a su Tierz natal

El certificado de defunción y los testimonios revelan que el soldado está en una fosa común en el cementerio de Sant Pere de Ribes

Cementerio de Sant Pere de Ribes, donde podría estar ubicada la fosa común.
Cementerio de Sant Pere de Ribes, donde podría estar ubicada la fosa común.
Irene Estévez

En la Batalla del Segre, signo crucial en el devenir de la Guerra Civil, participaron hijos de la provincia de Huesca. Alejandro Viñuales Gabarre (Tierz, 1899) dejó su casa para ir como voluntario a la Brigada n.º 179. Durante la contienda, el joven cayó enfermo de septicemia, siendo trasladado al Hospital de retaguardia de carabineros en Sant Pere de Ribes (Barcelona) donde falleció el 14 de agosto y fue enterrado en una fosa común del cementerio de la localidad. Más de 80 años después, la arqueóloga Irene Estévez quiere devolverle a él y a 18 jóvenes más, -según los certificados de defunción encontrados – a sus hogares.

“La documentación y los testimonios orales de personas que trabajaron en el hospital confirman que la fosa está en algún punto del cementerio”, advierte Estévez, que bajo la autorización de los familiares y el grupo local “Fem Poble”, activo en la recuperación de la memoria histórica, pretenden conseguir una solicitud que les permita realizar una prospección del suelo con georadar para hallar la fosa común.

La autora de la investigación advierte que “no existe constancia de que se haya buscado a nadie de la fosa”, motivo por el cual quedó en el imaginario colectivo. La historiadora se topó con las memorias del hospital, en funcionamiento entre el 37 y el 39, y visitado a mitad de guerra por el jefe del Gobierno de la República, Juan Negrín.

Por consiguiente presentó su trabajo en un concurso sobre historia local del Consejo Comarcal del Garraf, quedando finalista e invitándole a ir más allá. En el archivo municipal encontró las actas de defunción de los 19 jóvenes con: nombre, apellidos, motivo del fallecimiento, lugar de origen… Y finalmente, el lugar donde estaban enterrados, el cementerio de Sant Pere de Ribes. “Nunca se ha ido más allá y los jóvenes quedaron en el olvido”, lamenta.

Ahora, el objetivo común de la iniciativa es conseguir que las administraciones finalmente investiguen la fosa común y para ello necesitan la solicitud de los familiares. “Preferiblemente, nos hemos concentrado en cinco de las localidades más pequeñas”, apunta Alejandro Conde, representante de Fem de Poble, con la esperanza que “en los pueblos sea más fácil acceder a sus parientes”, señala.

“Los dos apellidos, Viñuales y Gabarre, son muy comunes en esta zona”, remarca el alcalde del municipio, Jesús Alfaro. De la región salieron muchos jóvenes a la guerra, “pero no tantos de esta localidad porque el pueblo era muy pequeño”, incide, por lo sería posible encontrar a sus consanguíneos. “Son familias numerosas, pero nunca se contó esta historia”, concluye.

Etiquetas