Monegros

LOS MONEGROS - ALTOARAGÓN ECONÓMICO

Enplater celebra 10 años en Sariñena donde alcanza ya los 111 empleados

La inversión continua en tecnología y personal ha permitido crecer al grupo hasta los los 63,2 millones de facturación en 2018

Enplater celebra 10 años en Sariñena donde alcanza ya los 111 empleados
Enplater celebra 10 años en Sariñena donde alcanza ya los 111 empleados
M.B.

SARIÑENA.- Envases Plásticos de Aragón (EPA), dedicada a la impresión de embalaje flexible ha celebrado sus 10 años desde su inauguración en Sariñena, un buen momento para hacer balance de una trayectoria que le ha permitido un crecimiento de empleo desde los 28 iniciales a los 111 de este momento.

El éxito se ha basado en la inversión continua en tecnología y personal, y el resultado es que la planta de los Monegros es una de las más modernas de Europa. Gracias a estas fortalezas, la facturación del grupo Enplater pasó de 36 millones de euros en 2009 a los 63,2 millones del ejercicio recién clausurado.

Siguiendo con su política basada en la sostenibilidad y respeto al medio ambiente, Enplater amplía su gama de productos para ofrecer soluciones a las nuevas directrices europeas con "materiales compostables, biobased y ready to recycle".

El objetivo del grupo Enplater es conseguir que a corto plazo el 100% de sus productos fomente la economía circular. Por ello, las plantas de Enplater y Envases Plásticos de Aragón, junto a sus clientes, están colaborando para reducir el impacto medioambiental del embalaje flexible utilizado en productos alimenticios. Las propiedades de este tipo de embalaje resultan una pieza fundamental para la mejora del tiempo de conservación y la preservación de las propiedades organolépticas de los alimentos. La principal línea de trabajo es la elaboración de estudios personalizados según los requisitos planteados por los clientes para la progresiva adaptación de embalajes flexibles convencionales a la línea Enplater Green.

Las plantas de Enplater también forman parte del proyecto medioambiental de la empresa, por lo que también cabe destacar los proyectos de recuperación de energía y mermas generadas en el proceso de fabricación. El embalaje flexible se produce utilizando materiales, entre ellos el plástico y el papel, que aportan un soporte y conservación adecuada. El 90% de sus clientes pertenece al sector alimentario. El resto son empresas de droguería, fabrican envases para detergentes, para aplicaciones en papel y para limpieza.

Hace dos años, presentaron Petfull, un proyecto conjunto con Klöckner Pentaplast. Es una tapa fabricada 100 % con PET (un tipo de plástico) pensado especialmente para su reciclaje y, sobre todo, el final de su ciclo de vida. El proyecto fue impulsado por los clústeres cárnicos Innovacc y el Cluster del Packaging.

El compañero de Enplater en este proyecto, Klöckner Pentaplast, ha producido la bandeja con el mismo material. El desarrollo hacia nuevos envases monomaterial simplifica el proceso de reciclaje.

Enplater cuenta con los certificados EMAS e ISO 14001 y el estudio de la huella de carbono mediante la metodología Bilane Carbone.

Desde su constitución trabajan y proyectan su esfuerzo en cada uno de los productos fabricados, puesto que se está imprimiendo la imagen de su cliente y que su éxito en el mercado depende de ello. Por esta razón, su objetivo siempre ha sido ofrecer a sus demandantes los más altos estándares de calidad, obtenidos a través de la última tecnología y la elevada motivación del equipo humano que forman.

Tal y como demuestran, están muy vinculados con la defensa del medio ambiente, controlando todos sus procesos de producción y con un gran compromiso en el desarrollo del entorno, yendo en todo momento por delante de la competencia, porque, aunque aseguran que esta posición es complicada, su producción concentra sus destinatarios en los sectores de alimentación y farmacéutico, lo que requiere un control, calidad y exigencia total.

Etiquetas