Monegros

COSAS DE CASA

Jornada sobre el Dance y la Gaita en Sariñena

La historiadora Lucía Pérez ofrece una charla sobre esta tradición “especial y muy desconocida”

Salvador Trallero, Javier Espada, Martín Blecua y Leandro Cucalón.
Salvador Trallero, Javier Espada, Martín Blecua y Leandro Cucalón.
S. E.

LA RENOVACIÓN del Grupo de Dance de Sariñena se iniciaba hace casi cuatro años con el homenaje a Martín Blecua, que junto a Pedro Mir han permitido mantener viva la gaita de boto aragonesa. Este instrumento es un pilar fundamental en la continuidad del dance sariñenense. La jornada ‘Alredor, pitas y cascabillos’ cancelada en 2020, debido a la pandemia, se sustituyó con una charla de la historiadora Lucía Pérez, especialista en el género de los Dances y el teatro popular aragonés. También tuvo lugar la presentación del libro ‘El Dance de Sariñena’”, comunica Salvador Trallero, representando a los organizadores de la jornada.

Lucía Pérez es licenciada en Geografía e Historia, escritora, articulista e investigadora etnológica, siendo los Dances de Aragón una de sus especialidades. En la década de 1980 colaboró en investigaciones diversas sobre algunos Dances de Los Monegros.

El editor, gaitero y miembro del Grupo del Dance de Sariñena, Salvador Trallero, coordinó la charla coloquio donde Pérez expuso como el Dance es una manifestación “especial y muy desconocida”, afirmando que “son representaciones históricas continuadas durante siglos, transmitidas de generación en generación y enriquecidas por las sucesivas generaciones con el único fin de aumentar su carácter de ofrenda”.

Numeroso público en la jornada sobre el Dance y la Gaita celebrada en Sariñena.
Numeroso público en la jornada sobre el Dance y la Gaita celebrada en Sariñena.
S. E.

A la pregunta de ¿porqué valoramos tan poco lo nuestro?, Pérez argumentó que se trata de “algo que nos parece habitual”, y quizá algo de ignorancia. “Hay que salir del entorno, leer lo que ahora podemos conocer gracias a las nuevas tecnologías y a los medios; ello puede hacernos ver con justeza el valor de nuestro patrimonio”. Trallero insistió en que existe un complejo en el medio rural respecto al medio urbano. “Ahora lo que se pone de moda es ‘ser rural’”, señalaba la investigadora etnológica, “pero continuamos sin conocer ni preocuparnos en conocer profundamente nuestros elementos culturales y hacerlos parte de nuestra vida”, manifestando que “precisamente en este periodo de pandemia, las cosas buenas que había, y muchas, en las formas de vida del campo, son ejemplares y exportables. Por ejemplo el reciclaje de las cosas en todos los ámbitos o el Dance, que es un ejemplo a estudiar. El “consumismo” que tanto nos “admira” por aquello de “tiene más porque tira más” es, además de una barbaridad contra natura, una muestra de ignorancia y zoquetería suma”.

Asimismo, Trallero quiso saber la opinión de Pérez sobre el reto que afrontan los Dances de Aragón y los de Monegros en este siglo. “El Dance es libertad popular, algo que deberíamos aprender todos a estas alturas, y lo ha sido desde al menos los siglos XVII y XVIII. Hay que interiorizar el buen sentido de la libertad popular. Hay que aprender en profundidad qué es un dance y participar desde los mayores a los más jóvenes en el suyo, con orgullo y esmero”.

La historiadora Lucía Pérez durante su charla en Sariñena.
La historiadora Lucía Pérez durante su charla en Sariñena.
S. E.

Refiriéndose al Dance monegrino, Pérez opina que va por buen camino, “es ser del pueblo. Con respeto, con verdad y con gracia, un dance es un elemento de reivindicación loca”.

Otro de los temas importantes expuestos en la charla fue el Convenio de Faro, del que la etnóloga comentó: “ahora, escolares somos todos porque el sistema económico, tal como lo hemos llevado durante los últimos 80 años o más, nos ha obligado a olvidar o sustituir lo bueno que nos enseñaba el sentido común familiar por una “fiebre consumista y derrochadora” y este convenio forma parte de la base para la conservación y mantenimiento del Patrimonio Cultural”.

Por último, y desde la filosofía que Trallero siempre difunde del “Hay que hacer”, Pérez consideraba: “en ese sentimiento del trabajo común para un fin común, aportando y repartiendo responsabilidades, está la ganancia feliz, que es lo que cuenta: la ganancia feliz y común. La cara de felicidad del trabajo bien hecho después de cada Dance y la cara de felicidad y orgullo de los que lo han visto. Eso enseña unión solidaria, amistad, formación que es necesaria, imprescindible para la vida de los pueblos y de la sociedad. Sentirse orgullosos de haber contribuido a la felicidad de los demás con nuestro esfuerzo”, concluía.

El Grupo del Dance continúa trabajando en la difusión de este patrimonio. “Estamos desarrollando varios proyectos como el libro que Martín Blecua está elaborando sobre el Mayoral Antonio Susín o la Casa del Dance”, explicaba Trallero sobre este recorrido que día a día va teniendo forma y cumpliendo los objetivos propuestos por el Grupo actual de danzantes.

Cabe recordar que el pasado mes de agosto Trallero, desde su Editorial Sariñena, presentaba el libro “El Dance de Sariñena”, donde la historia de esta tradición hace referencia a crónicas antiguas recogiendo el testimonio de personas e imágenes de su representación.

Etiquetas