Monegros

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Dejarlo todo atrás para vivir en la naturaleza monegrina

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Grisela Carretero y May González se muestran encantadas con la acogida de los monerinos.
Grisela Carretero y May González se muestran encantadas con la acogida de los monerinos.
M. B.

Con 52 y 38 años, respectivamente, han residido siempre en Barcelona, pero han elegido los paisajes de la Sierra de Alcubierre, en el término municipal de Leciñena, para ‘echar raíces’. May y Grisela están poniendo en marcha su idea de negocio, a través de la Casa Rural Asha. “No conocíamos nada, ni sabíamos de la existencia de Leciñena, ni siquiera lo ubicábamos en el mapa”, explican de cuando hace poco más de un año saltó la alerta en internet del traspaso de la Casa rural El Serral. “vinimos de inmediato a verla, concretamente el 8 de marzo del pasado año y el 18 de julio ya nos instalamos”, recuerdan.

Para estas dos mujeres el turismo rural supone una oportunidad de potenciación económica, si bien, para la zona juega un papel muy importante en la ayuda por paliar la despoblación y un incremento de las oportunidades de trabajo. “Buscábamos alguna casa en un entorno saludable para vivir, nos gusta la naturaleza pero nunca imaginamos un entorno como este”, manifiestan entusiasmadas con el espacio que les rodea, “al levantarnos vemos la silueta del Santuario de Magallón, los árboles, el aire puro, es maravilloso”.

La pandemia fue “la impulsora de nuestra decisión y el traspaso de la Casa Rural El Serral nos lo puso en bandeja”, indican también.

Una vez instaladas han comenzado con grandes cambios, “primero el nombre, ahora se llama Territorio Asha, del término avéstico asha, uno de los principios centrales del zoroastrismo y representa ‘verdad’, ‘justicia’, u ‘orden’. Se puede traducir como aquello que está ligado de forma adecuada, en su lugar correcto”, y teniendo en cuenta que la parcela donde está la casa es de 5.300 metros cuadrados, además de que adquirieron 3 hectáreas alrededor. Tienen muchos proyectos por realizar. “Funcionamos con placas solares, aprovechando el sol monegrino que casi nunca falla, pero también tenemos generadores, wifi, y muchos, muchos proyectos”, explica describiendo la casa. Desde el próximo mes de mayo pasará a ser Territorio Asha. Dispone de 10 plazas aunque trabajan para poder ampliarlas a 14. Cuenta con 5 dormitorios, 6 baños, salón-comedor con chimenea, cocina con barra americana, solarium, porche de 60 m², barbacoa, parque infantil, parque para perros y aparcamiento. Situada en la Sierra de Alcubierre, en un espacio protegido de aves donde se puede disfrutar del avistamiento de múltiples especies. En un paraje tranquilo y apartado del casco urbano pero a tan solo 5 kilómetros del pueblo de Leciñena, donde se encuentra todo lo necesario. Zaragoza se encuentra a 25 kilómetros.

Entre estos proyectos está la creación de bungalows, crear un nuevo parque infantil y otro para perros, “además de un salón polivalente en lo que ha sido una cuadra para caballos, la realización de retiros, talleres de todo tipo, incluso de adiestramiento de perros, y la opción de hacer eventos tanto para empresarios, familias o toda clase de colectivos, así como educación emocional”.

May y Grisela destacan lo gratamente que se han sorprendido con el trato que han recibido por parte de los monegrinos. “Aquí nos han facilitado todo, nos han informado de toda clase de ayudas o subvenciones para emprender, sobre todo por parte del Ceder Monegros con Pilar Machin, hasta la arquitecta nos indicó como gestionar mejor nuestro proyecto, estamos muy contentas porque deseamos promocionar el medio rural, este espacio único donde la calidad de vida es total, nada que ver con la ciudad”, indican.

Que el turismo rural está en auge tras la pandemia es algo que al medio rural le encanta, le alegra y le fascina. Además, cada vez somos más exigentes a la hora de elegir alojamiento en nuestra escapada rural. Tal es así que el sector del turismo rural ha ido reinventándose hasta rozar lo imposible, y gracias a ello tenemos alojamientos rurales de lo más variopintos.

Con el turismo rural en auge es más fácil atraer inversión, así como a personas para gestionar estos alojamientos rurales, factor que ayuda a que los pueblos y zonas rurales no sufran despoblación, incentiva a que los jóvenes no se tengan que marchar del pueblo a la ciudad para encontrar trabajo, hace que las zonas rurales sean más conocidas tanto a nivel nacional como internacional y atrae a nuevos habitantes en la búsqueda por aprovechar la oportunidad que les brinda el turismo rural.

Cabe señalar que estas emprendedoras forman parte de MAR, Mujeres Artistas Rurales

Etiquetas