Monegros

ENTREVISTA

De Cerca: Pedro Oliván Viota

“El Pimendón me ha permitido ir plasmando en letra mi amor e interés por conocer mis raíces y compartirlo”, afirma eL catedrático de Filosofía de IES

Pedro Oliván Viota.
Pedro Oliván Viota.
M. B.

Nacido en 1948, Pedro es catedrático de Filosofía de IES, y como él mismo matiza, “Robres son mis raíces y mi patria chica. Lo amo y sufro por él. Ha ocupado gran parte de mi vida y sigo su día a día con mucho interés”, y donde puso en marcha el periódico local El Pimendón, un proyecto que sigue vivo desde 1988 y que en la actualidad, como Asociación Cultural, promueve y desarrolla actividades culturales como las Navidades Culturales o la Trobada de Gaiteros.

De grandes cenas están las sepulturas, refrán castellano. ¿De acuerdo o más bien están llenas de falta de cena?

—Traduciendo los términos a opulencia y hambre, desgraciadamente mueren más seres humanos cada día por hambruna y por la actuación humana que la provoca.

¿A quién le daría el premio nacional de gastronomía altoaragonesa?

—A quien sepa preparar unas migas a la pastora y unas costillas de ternasco monegrino a la brasa de sarmiento regadas con vino tinto de Robres.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

—Más que la sonrisa vamos perdiendo el sentido del humor, la broma sana, la somarra aragonesa.

¿La inmigración es una bendición o una necesidad?

—Es una necesidad tanto para el emigrante como para el país de inmigración. Es un fenómeno histórico y socioeconómico continuo. Otra cosa son los abusos y la explotación que hay que combatir y erradicar.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

—Mantengo un equilibrio entre ambos. Viajar por Europa y mi formación cultural me ha propiciado una mentalidad cosmopolita, a la vez que la competitividad nacional entre las autonomías ha despertado mi orgullo de altoaragonés.

En esas historias que usted descubre en documentos de los siglos XIX y XX como director de la revista local Pimendón, ¿qué es lo que más le ha sorprendido?

—Quiero destacar la documentación sobre nuestro patrimonio arqueológico como El Castellazo y San Blas el viejo, el estudio de nuestro Dance de Embajadores y el impacto socioeconómico de las obras del Canal de Monegros en Robres en sus dos periodos.

Escribe ¿Como el gran amante de su tierra natal o el que ha encontrado su lugar en el mundo?

—El Pimendón me ha permitido ir plasmando en letra mi amor e interés por conocer mis raíces y compartirlo con nuestros suscriptores, lectores, robresinos y público.

¿Cree que verdaderamente los robresinos conocen la historia de su pueblo?

—La transmisión oral ha sido y es una fuente de información fundamental en cualquier colectivo social y la hemos utilizado en nuestra tarea de investigar la historia de Robres corrigiendo algunas versiones. El Pimendón ya constituye una pequeña enciclopedia de Robres que ayuda a conocer muchísimos más detalles del pasado de nuestro pueblo.

¿Con que actividad disfruta más, con la revista, con la Trobada del Dance o con la romería?

—El cierre, la impresión y el reparto de cada nº de la revista me proporcionan una gran satisfacción. La Trobada bienal de Gaiteros es un logro conseguido como Asociación Cultural unido a la recuperación restaurada de la gaita de Robres y de jóvenes gaiteros. La actuación del Dance en la romería al Santuario de la Virgen de Magallón cada último domingo de mayo en Leciñena es una experiencia inolvidable en la agenda personal.

¿Qué le ha aportado el Dance a su vida?

—De niño, siendo monaguillo, recuerdo todo el proceso de recuperación del Dance que llevó a cabo el cura D. Jesús Basols y Basols en 1957. En 1980 viví de cerca la 2ª recuperación del Dance de la mano de otro cura, D. Carmelo Pérez. En la década de los 90 me impliqué en el estudio de restauración de la gaita de Robres y en la recuperación de su acompañamiento en el Dance. No soy miembro del Dance pero vivo con gran satisfacción la buena organización y la armonía del grupo que auguran un futuro firme.

¿Qué es lo que más le enorgullece?

—Siento especial satisfacción y orgullo de todo lo que se muestra de Robres en la Guía turística, así como del talante de colaboración y participación de los vecinos en las actividades colectivas que se programan.

A nivel más personal me enorgullece haber llegado a montar el Museo Etnológico Municipal de forma digna y estable con la ayuda del Ayuntamiento y un numeroso grupo de voluntarios.

—Los testimonios escritos de los visitantes en el Libro de firmas avalan su existencia y recompensan el trabajo y dedicación aportados a este proyecto cultural.

Etiquetas