Monegros

gente de aquí

Juanjo Escanero: “Nos vamos satisfechos por muchos proyectos llevados a cabo”

El equipo del Hotel Restaurante Sariñena se despide tras 23 años, un tiempo en el que el trabajo en equipo ha sido garantía de éxito

El equipo del Hotel Restaurante Sariñena.
El equipo del Hotel Restaurante Sariñena.
Marga Bretos

MUCHOS sariñenenses, ya de cierta edad, forman parte de la historia del Hotel Sariñena, aquel que fue la Fonda Casañola, abierta en 1900 por Jorge Casañola, para pasar en los años veinte a ser el conocido Hotel Anoro, y después, con Marisa Sanz y Mariano Yzuel, el Hostal Ylsa que cerraba sus puertas en 1983; hasta que en 1999 Juan José Escanero tomó las riendas del negocio y, después de una reforma integral, abrió sus puertas.

He sido hostelero durante 45 años, primero y siempre junto a mi hermana Pilar, gestionamos el Casino de Sariñena; más tarde, el bar Azul, y durante las fiestas patronales poníamos la terraza del Hotel. Eran tiempos muy buenos en los que no parábamos de servir bocadillos y pollos a l’ast”, rememora Escanero que cuando llevaba a su hija Mapi a la guardería miraba la amplia terraza con el cartel de ‘Se alquila’, pensando en abrir allí su hotel-restaurante.

“He sido hostelero durante 45 años, primero y siempre con mi hermana”

Y llegó un día en que le informaron de que una entidad bancaria se instalaba en ese espacio anhelado. “Quedaba la mitad del comedor, la cafetería y el hotel completo. Así que nos animamos y en el 2000 abrimos el Hotel Sariñena”, señala emocionado por la trayectoria de estos 23 años. “Siempre con mi hermana Pilar, mi mujer Trini, mi cuñada Charo y, en 2004, llegó mi sobrino Eduardo Oliva, profesional de la gastronomía que impulsó la perfecta combinación de cocina innovadora junto a la tradicional”, explica el hostelero.

Cada integrante de este equipo tiene cualidades extraordinarias para conseguir el éxito obtenido. Juanjo sabe analizar las situaciones, afrontarlas y darle en la justa medida la solución; es ecuánime y conciliador, una de esas personas que sostiene la mirada serena y una buena sonrisa mientras comparte una conversación, de las que todo lo que dicen te recarga de energía, de las que sacan dos minutos de una agenda de infarto para saludar con calma a un perfecto desconocido.

“Responsable, trabajadora, ordenada y exigente, así es Trini”

Trini fue la cocinera hasta su jubilación en 2018, compartiendo su buen hacer con Eduardo. Responsable, trabajadora, ordenada, disciplinada y exigente. Así es Trini, en la cocina y fuera de ella; siente una auténtica pasión por la gastronomía y su cocina es el reflejo de su alma. “Tenía ganas de jubilarme, el trabajo en una cocina de un restaurante es duro”, confiesa esta mujer venerable en la que asoma un peculiar sentido de la vida y una sonrisa cómplice que ha ganado a muchos clientes degustando sus platos.

De Pilar destaca su vocación de servicio, intuitiva y resolutiva para identificar de inmediato las principales necesidades del cliente; pequeños detalles, que son los que acaban marcando la diferencia.

“Charo lo sabe todo del funcionamiento del restaurante”

Charo es la dicharachera, simpática y profesional del comedor. Lo sabe todo del funcionamiento del restaurante, la elaboración de los platos, la carta de bebidas, protocolo; siempre con una actitud positiva y una motivación que permite trabajar mejor.

Un equipo familiar que ha sabido guiar a las personas que han trabajado bajo su responsabilidad; que ha proyectado respeto, solvencia y confianza; que ha motivado para superar muchos retos y que han logrado muchos éxitos. “Nos vamos satisfechos por muchos proyectos que hemos llevado a cabo”, indica Juanjo, que también ha sido presidente del colectivo de empresarios y de los hosteleros monegrinos: “Hemos realizado jornadas gastronómicas del ternasco, temáticas como la de Antonio Beltrán, creamos la Feria de Abril que supuso un movimiento de personas por las calles como en las fiestas de San Antolín, concursos de tapas, menús solidarios, si bien también hemos vivido tiempos de crisis, pero siempre hemos salido adelante, unidos como un gran equipo”.

“A todos los que os habéis alojado en el hotel, gracias”

Asimismo, recuerda visitas muy especiales: “Labordeta, del que soy un fan número uno; Carbonell, el Gran Wyoming, los Hermanos Calatrava o José Luís Gil, entre otros”, narra el hostelero que el pasado día 24, en Nochebuena, se despedía, “como compañero hostelero. Espero que sean muchos más como amigo y cliente de vuestros locales”, deseando el mejor y cariñoso recuerdo a todos los trabajadores y clientes que han pasado por su casa. “A todos los que os habéis alojado en nuestro hotel, gracias por confiar en nosotros”, afirmaba, recordando a Valentín Comas, “primer cliente y 17 años con nosotros, y Juan Carlos Nájera, director de Orbea Monegros, 20 años de fidelidad al Hotel Sariñena, y tantos más. Gracias a los miles clientes que en estos casi 45 años me habéis enseñado a saber estar detrás de una barra de bar, porque de vosotros también se aprende”.

Juanjo, afirma, “me voy orgulloso por el relevo que vamos a tener, nuestra hija María Pilar y David con un gran equipo de personas y profesionales de la hostelería a su lado”, que han abierto el día de la llegada de los Reyes Magos, un día mágico que por seguro les traerá mucha fortuna y trabajo

Etiquetas