Ribagorza

RIBAGORZA - FIESTAS PATRONALES

Graus cierra sus festejos con una jornada llena de emociones

Tres niñas bailaron este domingo por primera vez el dance de las espadas

Graus cierra sus festejos con una jornada llena de emociones
Graus cierra sus festejos con una jornada llena de emociones
E.F.

GRAUS.- Graus cerró este domingo sus fiestas con una jornada cuajada de emociones. Desde el multitudinario canto de las albadas de madrugada, al momento histórico en el que tres niñas bailaron por primera vez el dance de las espadas -hasta ahora reservado solo a los chicos- para terminar con la entrega de los premios Calibo, en su edición más ribagorzana, ya que recayeron en Joaquín Sesé, de Capella; el Grupo Murilló, con sede en Castigaleu; y el Club basket Alta Ribagorza, fundado en Castejón de Sos.

Tras la misa de difuntos, los dances infantiles fueron el acto central de la mañana del último día de los festejos. Una abarrotada plaza Mayor disfrutó de los bailes de espadas y cintas por parte de los más pequeños, este año, con la novedad de la incorporación de tres niñas en el dance de las espadas, motivada por distintas circunstancias y que fue muy bien acogida en el marco de una actuación en la que destacó también el desparpajo de otros niños, que se han incorporado en edad muy temprana ya que ha sido una edición de renovación sustancial.

En las cintas, los infantiles ofrecieron una actuación impecable, pese a que como sus compañeros de espadas, sufrieron la mañana más calurosa de los festejos. La última sesión vermú en el Centro Deportivo cerró los actos matinales.

Por la tarde, tuvo lugar la entrega de los Premio Calibo que, en su 32 edición, reconocieron la labor cultural, empresarial y deportiva desarrollada en la comarca.

La alcaldesa de Graus, Gema Betorz, fue la encargada de entregar estas distinciones junto con la vicepresidenta de la Diputación de Huesca, Elisa Sancho, y el primer teniente de alcalde de Graus, Roque Vicente. Sobre el Calibo a la mejor labor cultural, Betorz resaltó que "la propuesta de Joaquín Sesé vino avalada por muchos vecinos", muchos de los cuales apoyaron a Joaquín, más conocido como "Quinón" en este acto, en el que dio las gracias a todos, a quienes le han concedido el premio y a los que le han ayudado en su recuperación del patrimonio, una labor especialmente visible en la ermita de San Martín de Capella y su entorno.

Del Grupo Murilló, representado por los hermanos Antonio y Carlos Demur, ensalzó la alcaldesa "el trabajo constante y la discreción", mientras los tildó de ejemplo a seguir. Desde la empresa, incidieron en su vinculación con el territorio, en concreto con Castigaleu y Ribagorza, y pidieron mejoras, sobre todo en comunicaciones, para seguir creciendo en su 25 aniversario.

El Club Basket Alta Ribagorza, "ejemplo de esfuerzo y cooperación", dijo Betorz, agradeció el Calibo por su labor deportiva y de promoción turística, como resaltó Cristophe Gastan.

Etiquetas