Ribagorza

RIBAGORZA - OJO AVIZOR

Camino del Ésera, el eje de los prodigios del valle de Benasque

Se han presupuestado en 500.000 euros los trabajos que en seis meses permitirán la máxima accesibilidad a los pueblos para configurar una vía natural de máximo atractivo

Camino del Ésera, el eje de los prodigios del valle de Benasque
Camino del Ésera, el eje de los prodigios del valle de Benasque
ATEVB

HUESCA.- En el marco de un ambicioso plan de fomento del turismo y las actividades relacionadas con la sostenibilidad del Valle de Benasque como destino turístico, la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB) ha diseñado el atractivo Camino del Ésera, junto a los Ayuntamientos de Benasque, Sahún, Villanova, Sesué y Castejón de Sos. El Camino del Ésera tendrá una longitud de 35 kilómetros y discurrirá desde el llano de la Besurta, lo que se considera el nacimiento del río Ésera, hasta la localidad de El Run, justo antes del comienzo del Congosto de Ventamillo, uniendo en su recorrido los cinco municipios por la margen izquierda del río. Con la premisa básica del absoluto respeto al territorio, se apuesta por adecuar pistas y caminos existentes, acondicionándolos y señalizándolos para facilitar el uso por parte de todos los públicos de una infraestructura que pretende ser un eje de movilidad y de transformación en la sostenibilidad del Valle de Benasque tanto para los propios habitantes del Valle como para los turistas.

El presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, resaltó la importancia de este proyecto que calificó como "gran logro" del colectivo. "Es importante para vertebrar el Valle de Benasque porque el valle son todos sus pueblos y comunicarlos es de una gran relevancia y más de esta forma sostenible", aseguró.

Ciria incidió, así mismo, en la presencia creciente de los turistas aficionados a la bicicleta. "La bici está creciendo. Hay mucho cliente que quiere moverse con bici y esto permitirá ir desde el Hospital hasta Cerler, Anciles, Benasque. Creo que es un proyecto espectacular. Permitirá moverse por el valle sin coger el coche en un ambiente sostenible", insistió.

El Camino del Ésera recorrerá antiguas cabañeras y senderos del Valle de Benasque de norte a sur siguiendo el curso del río Ésera, muchos de los cuales cayeron en desuso tras la construcción de la carretera N-260, la disminución de la actividad ganadera y los cambios de costumbres. En la actualidad, senderistas y usuarios de la bicicleta utilizan algunos de sus tramos para realizar actividades al aire libre. No obstante, el nivel de deterioro hace que no pueda emplearse en todo su recorrido, que no sea apto para todos los públicos, ni una alternativa viable como eje de comunicación y que, en muchos tramos, exista un peligro real de accidente debido a su estado actual. "Hay tramos que ya están bien, otros que se consolidarán, tramos de pista que se dejarán e incluso algún tramo pavimentado. Lo que está claro es que todo el camino existe, todos sus tramos, aunque algunos hayan caído en desuso y otros estén impracticables", detalló el arquitecto Sergio Plaza, encargado de la redacción del proyecto.

El Camino del Ésera consta de distintos tramos de diferente naturaleza que determinarán el grado de intervención que se realizará en cada uno de ellos, detalló Plaza. El Tramo Principal comienza en las inmediaciones del puente de San Jaime, algo más arriba del pueblo de Benasque, y finaliza en el pueblo de El Run. Este camino debe ser accesible para toda la población, personas jóvenes, mayores, familias, etcétera, y el objetivo es que, en algunos tramos, sea accesible para personas con algún tipo de discapacidad. "Es un proyecto que evolucionará y sí, se ha pensado en algún tramo, como el del pantano de Eriste para convertirlo en accesible, aunque es muy complejo", confesó Plaza.

Con la excepción de algunos tramos, el camino tiene un ancho de 2,5 metros y, en algunos lugares, se colocan vallas para la seguridad de los usuarios. "En todo el camino, el ancho varía, hay zonas de hasta 3 menos, de 2,5 metros y otras, más sensibles de 1,60 metros, que sería el mínimo y que a veces se requiera porque se prima la sostenibilidad", explicó el arquitecto ribagorzano, quien precisó también como el vallado protege al usuario familiar. "El vallado de madera, en lugar de tener dos travesaños, como es habitual, tendrá tres travesaños, con el último a 15 centímetros del suelo, para evitar caídas de niños con esta tercera barra de seguridad", puntualizó.

MÍNIMAMENTE INTERVENCIONISTA

El Tramo Principal citado sería la continuación del tramo natural que se correspondería con su parte inicial y que discurre por el Parque Natural Posets Maladeta. "Empezamos desde la Besurta y desde los Llanos seguimos lo que sería el trazado de la BTT Memorial Jorge Rami, dentro parque". Con el objetivo de preservar al máximo el entorno natural, este tramo será señalizado pero no se realizará ninguna actuación.

El Camino del Ésera incluye desvíos a Sahún y Villanova, poblaciones situadas en la margen derecha del río Ésera y que, por tanto, no tienen acceso directo a través del camino principal. El acceso a estas poblaciones es imprescindible para cumplir con los objetivos de esta infraestructura. Además, el Camino del Ésera incluye rutas culturales, entre las que Plaza detalló visitas a ermitas de la zona o puntos de interés, culturales o naturales.

La Obaga del Ésera no pertenece al Camino del Ésera, pero que se proyecta como camino paralelo que permita realizar, si se desea, una ruta circular. Este camino, que va desde el Run a Benasque por la margen derecha del río Ésera, se piensa como un camino de uso peatonal debido a sus pendientes y orografía irregular. Cabe destacar que, en una primera fase, no se plantea su acondicionamiento ni su señalización. "Se plantea como una cosa a futuro e iría de El Run a Benasque, aunque ya sería de mayor exigencia, para ciclistas de más nivel y no de tipo familiar como se plantea el Camino de Ésera", especificó Plaza.

El atractivo y ambicioso proyecto del Camino del Ésera está pendiente de recibir financiación europea. De momento, la ATEVB y los cinco Ayuntamientos implicados han consensuado la memoria de actuación, con las aportaciones de todos ellos, y lo han presentado a la Comarca de la Ribagorza. El siguiente paso es dirigirse a la Diputación de Huesca y gestionar ayudas a nivel europeo para este tipo de actuaciones encaminadas a la sostenibilidad y la movilidad. En principio, el proyecto parece encajar en esta línea ya que se trata de un camino cuyo objetivo principal es la vertebración del territorio a través de una infraestructura de uso no motor que permite fomentar las comunicaciones y los desplazamientos locales no motorizados disponible para peatones, ciclistas, caballistas y personas de movilidad reducida, favoreciendo un modo de vida y de transporte más sano y equilibrado.

La inversión necesaria rondaría los 500.000 euros y el plazo de ejecución de las actuaciones previstas sería poco más de medio año, por lo que una vez se cuente con los fondos la adecuación resultaría ágil.

Etiquetas