Ribagorza

SEMANA SANTA

Alta afluencia de visitantes en la Ribagorza, sobre todo en Benasque

La mayoría procede de Aragón, en su mayoría de Zaragoza, aunque la ocupación dista de la de otros años

Turistas en la Plaza Mayor de Graus
Turistas en la Plaza Mayor de Graus
Elena Fortuño

Toda la comarca, y en especial el Valle de Benasque, están muy animados durante estas vacaciones de Semana Santa. Desde el fin de semana anterior, el número de visitantes ha ido creciendo paulatinamente hasta alcanzar valores muy altos a partir del pasado jueves, aunque nunca comparables a los de otros años, dadas las circunstancias.

Pese a las restricciones de movilidad, la afluencia de visitantes en Ribagorza ha sido alta. En la Oficina de Turismo de Benasque se referían a la "buena afluencia" desde el fin de semana anterior, que ha ido creciendo. "Martes y miércoles ya hubo mucha gente, aunque el grueso llegó a partir del jueves", relataron, situando viernes, sábado y domingo, como los "días más fuertes".

La mayoría de los visitantes proceden de Aragón, en su mayoría de Zaragoza, y buena parte de ellos se alojan en segundas residencias propias o de familiares o amigos, detallaron. "Muchos de ellos vienen por primera vez a esta parte del Pirineo", apuntaron las mismas fuentes. En la oficina benasquesa, constataron que ha llegado algún visitante de otras regiones, pese a que ha habido controles en la comarca, especialmente este jueves.

La mayoría de quienes visitan Ribagorza optan por excursiones y actividades al aire libre, ya que la estación de Llanos del Hospital ya está cerrada y las altas temperaturas dificultan la práctica del esquí de montaña o de las raquetas de nieve. Además de las segundas residencias, los visitantes se alojan en hoteles, aunque no todos están abiertos, casas de turismo rural y apartamentos turísticos.

También en la Oficina de Turismo de Graus, constataron esta masiva presencia de visitantes de Zaragoza desde el pasado fin de semana. "El ambiente cambió totalmente el pasado fin de semana. Está todo más alegre".

El movimiento aumentó considerablemente a partir del pasado jueves, como en la zona alta. "En los días más propios de la Semana Santa la ocupación es sobre todo familiar y, especialmente, se alojan en viviendas de turismo rural y camping", detalló el técnico, José Manuel Betato. En Graus, muchos aragoneses optaron por visitas en el día, que tuvieron menos repercusión en el territorio, aunque también dejaron un aspecto muy animado.

Etiquetas