Ribagorza

SUCESO

El incendio de Torres del Obispo calcina 300 hectáreas de monte y campos

El fuego originado por causas desconocidas ha movilizado este viernes a 200 efectivos de extinción

El fuego ha partido de un campo situado a unos 2 kilómetros del casco urbano.
El fuego ha partido de un campo situado a unos 2 kilómetros del casco urbano.
S.E.

El incendio originado por causas desconocidas en unos campos de cultivo del núcleo grausino de Torres del Obispo ha calcinado a lo largo de la jornada de este viernes unas 300 hectáreas, sobre todo, de tierras de labor y monte bajo, aunque también de algo de arbolado, principalmente encinar. A última hora de la tarde, se declaraba el nivel 2 de alerta por parte del Gobierno de Aragón, lo que permitía movilizar a los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que se desplegaban desde primera hora de la noche para apoyar en las tareas de extinción a Diputación de Huesca, Gobierno de Aragón y Gobierno de España, sumando unos 200 efectivos movilizados en la primera jornada.

A última hora, el fuego estaba “perimetrado”, según la alcaldesa de Graus, Gema Betorz. Los cuatro vecinos residentes en el núcleo de la Puebla del Món han sido desalojados de sus viviendas ante la proximidad de las llamas y no estaba previsto que pudieran regresar por la noche.

El incendio se declaró alrededor de las 12,30 horas en unas fincas situadas a un par de kilómetros de Torres del Obispo, en dirección hacia el despoblado de Castarlenas por causas que se desconocen, ya que en ese momento, no se estaba quemando rastrojo en la zona ni había maquinaria agrícola en funcionamiento. “El calor, una lata, cualquier cristal”, comentaba la alcaldesa, podían ser posibles causas de un fuego que se está investigando y que avanzó con rapidez por los campos recién segados, además de crecer en algunas pacas de paja del entorno, aunque la mayoría habían sido recogidas.

Lo que en principio parecía que sería un incendio sin consecuencias, se complicó a primera hora de la tarde debido al viento y al arbolado próximo. Desde el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) de la DPH confirmaban a primera hora de la tarde que el fuego había evolucionado hacia suelo forestal y avanzaba en dirección a Pueyo de Marguillén y la Puebla del Món. Desde media tarde, las columnas de humo negro alertaron a los vecinos de Graus en el momento de mayor expansión del fuego.

A esa hora, coincidiendo con la media tarde, la Guardia Civil desalojó a los cuatro vecinos que viven en varias casas en la Puebla del Món, que al cierre de esta edición estaban a la espera de regresar a sus hogares. Previamente, en Torres del Obispo, se había desalojado una granja de vacuno, ante la cercanía de las llamas y el peligro para los animales. El cementerio viejo de Castarlenas, según ha comentado el pedáneo de Torres del Obispo, Alfredo Burrel, también habría sido arrasado por las llamas.

La alcaldesa ha destacado la importancia de los medios aéreos. “Han hecho un gran trabajo durante la tarde frenando la virulencia del fuego. Han sido fundamentales para reducir la intensidad de las llamas y facilitar que fuera más fácil perimetrarlo y atacarlo desde distintos flancos”, explicó la edil. En concreto, a última hora, trabajaban en la zona cuatro helicópteros del Gobierno de Aragón y tres aeronaves del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España, además de las cinco cuadrillas helitransportadas, dos de ellas de la Brif de Daroca y cuatro terrestres; tres autobombas, bomberos de la Diputación de Huesca y un vehículo del Puesto de mando avanzado. Un total de 150 profesionales a los que, a última hora, se sumaron los efectivos de la UME, procedentes de Zaragoza, que trasladaron otras 50 personas más. Algunos vecinos de la zona también colaboraron con sus cubas y maquinaria agrícola, según destacó el alcalde pedáneo.

La alcaldesa de Graus ha confirmado que las labores de extinción no se interrumpirán durante la noche. “Se va a seguir trabajando durante la noche. Hay que ir apagando focos y va a hacerse vigilancia nocturna” y avanzó que la previsión es que, por la mañana, se reincorporen los medios aéreos. “Tendrán que respetar los turnos, pero esperamos que se siga trabajando intensamente mañana”, ha añadido Betorz, desplazada a la zona y pendiente de las necesidades de los vecinos, sobre todo los desalojados, y los equipos de extinción, que pasaban la noche en la zona. l

 

 

Etiquetas