Ribagorza

RIBAGORZA - MEDIO AMBIENTE

Montanuy cierra con éxito sus jornadas ambientales

Cerca de 300 personas han participado durante cuatro meses en diversos talleres, charlas y paseos interpretativos

Salida por el Hayedo de Salanques.
Salida por el Hayedo de Salanques.
E.F.

Casi 300 personas han participado desde agosto a noviembre en 22 actividades organizada en Montanuy en relación a los efectos del cambio climático. Las propuestas se han englobado en las segundas jornadas medioambientales organizadas por el Ayuntamiento que finalizan con un balance positivo en cuanto a la concienciación sobre la conservación de la naturaleza.

En un comunicado remitido por el Consistorio, detallan que en estos cuatro meses se han desarrollado talleres, charlas y paseos interpretativos con el hilo conductor de la sensibilización ante el efecto del cambio climático en el patrimonio natural del municipio, incluido en el Parque Natural Posets-Maladeta y el Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos.

El programa ha alcanzado su segunda edición este año gracias a la financiación de la Dirección General de Cambio Climático y Educación Ambiental del Gobierno de Aragón. El refugio de Cap de Llauset acogió a más de cien participantes del programa de sensibilización con la propuesta ‘Cita en las Cimas’. Fueron, agregan, cuatro fines de semana en los que se combinó una sesión informativa sobre el paisaje periglaciar, la influencia del cambio climático en el retroceso glaciar o diálogos sobre las acciones personales y sociales ante esta magnitud con un paseo por los ibones de Cap de Llauset, Botornás y Angliós para reconocer su origen glaciar, fauna y flora.

Desde Montanuy, resaltaron “la especial la vivencia” que tuvieron 42 niños en la jornada infantil en la que intervino el grupo de iniciación al montañismo del Club Peña Guara. El 16 de octubre, jornada posterior al Día de la Mujer Rural, se reunió a 24 mujeres en el taller ‘Hogares Verdes’. “En esta propuesta se escuchó su legado ancestral en el manejo tradicional de plantas o ungüentos para usos cosméticos, médicos o sus métodos en la limpieza de las casas”.

Dentro de esta dinámica y siguiendo esta línea de educación medioambiental para los más pequeños, el Museo Etnográfico de Castanesa fue el aula para tres talleres de reciclaje o consumo cero. La construcción de un comedor para pájaros con elementos reutilizados cautivó a los niños y sus familias en el desarrollo de una actividad cuya motivación consistió en la concienciación de la mejor gestión de residuos, su reutilización y reciclaje. Las rutas por parajes naturales fueron otra clave del éxito de las jornada. Seis paseos por entornos de interés como el Cami de la Creu o el Hayedo de Salenques sirvieron para reconocer la marca del efecto climático. Las jornadas se cerraron con la celebración del Día de la Movilidad con una salida de orientación y una excursión en bicicleta y el cálculo de la huella de carbono.

Etiquetas