Ribagorza

COMUNICACIONES CARRETERAS

Los vehículos ya pueden circular de nuevo por la N-260 entre Campo y El Run

El tramo se reabre al tráfico, coincidiendo con el inicio del puente festivo, con limitación de velocidad y cortes intermitentes  

Imagen del tramo de la N-260 abierto este viernes.
Imagen del tramo de la N-260 abierto este viernes.
S.E.

El tramo de la N-260 entre Campo y El Run se ha reabierto a primera hora de la mañana de este viernes , con limitación de velocidad y cortes intermitentes de tráfico, tras permanecer cerrado desde el pasado 18 de octubre por las obras de acondicionamiento que ejecuta en el tramo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

La reapertura, que se ha retrasado un día respecto a los plazos inicialmente pactados con los agentes sociales, económicos y políticos del territorio, coincide con el arranque del puente festivo de la Constitución y, aunque volverá a cerrarse siete días más en dos periodos a lo largo de diciembre, se hará respetando fines de semana y Navidad para minimizar las afecciones turísticas.

 Los vecinos del Valle de Benasque han vivido este último cierre, el tercero desde que comenzaron las obras en 2019, con algo más margen a raíz de la ansiada apertura de la carretera de Espés que, si bien supone reducir el rodeo para salir del valle, resulta más peligrosa de lo previsto en condiciones invernales.

La reapertura del tramo entre Campo y El Run está condicionada por las obras, por lo que, desde el Mitma y con el fin de garantizar la seguridad, se ha limitado la velocidad a 40 kilómetros por hora y se seguirán produciendo cortes intermitentes si los trabajos lo requieren. Así se ha podido comprobar este viernes tras la reapertura, cuando se han sucedido algunos de estos parones intermitentes en la circulación, muy abundante durante toda la jornada.

La N-260 en este tramo de acceso al Valle de Benasque volverá a cerrarse en dos ocasiones este diciembre: la primera en la semana siguiente a la del puente festivo, en concreto entre el lunes 13 a las 6 horas y el viernes 17 a la misma hora, y de nuevo, entre el lunes 20 y el jueves 23. En ambos casos, se respetarán los fines de semana y las fiestas de Navidad para facilitar la afluencia de visitantes al Valle de Benasque, un destino turístico emblemático en invierno.

La reapertura de la N-260 se esperaba con muchas ganas en la zona donde, al haber coincidido con un periodo de poca afluencia turística, los más afectados han sido los propios vecinos, que han visto aumentar de nuevo y considerablemente los tiempos de salida y entrada al Valle de Benasque. La reapertura de la carretera de Espés, el pasado 15 de octubre tras la mejora por parte de la Diputación de Huesca, ha permitido reducir ligeramente el tiempo que se invierte en el rodeo, pero sus condiciones en época invernal resultan más complicadas de lo previsto inicialmente.

El alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, confirmó que el tramo acondicionado desde la A-1605 hasta Espés requiere prudencia como han evidenciado las nieves tempranas de este año. Asimismo, consideró que pese a estar en "temporada baja" en la zona, las consecuencias del cierre son negativas tanto para los propios vecinos como para el turismo. "La afección es muy grave, pero hay que aguantarla porque se está haciendo mucha obra", reconoció el edil, quien aludió a los importantes trabajos estructurales en ejecución en el tramo. "Han abierto, pero siguen trabajando todavía. De hecho, se ve que van pasando los coches en grupos, señal de que tienen que ir haciendo algún corte", explicó Abad.

En puertas de un puente festivo con buenas previsiones y muchas reservas, el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, se mostró ansioso ante esta apertura "necesaria" para los vecinos y para el sector que representa. "Tienen que abrir la carretera y no volverla a cerrar. Han de aprovechar los cierres con el doble de trabajo para cerrar lo menos posible. Dicen que es inevitable, no soy técnico, pero en invierno es complicado", aseguró Ciria.

Resignación en Seira

Seira ha vuelto a ser la población más afectada, al contar solo con una salida al norte limitada a franjas horarias que ha dificultado la cotidianeidad de los vecinos no solo para acceder a los servicios sino también, en algunos casos, a sus puestos de trabajo. El alcalde, Daniel Larramona, se mostró resignado. "Si hay que hacer las obras habrá que aguantarlas", dijo, contento de que, al menos, avancen. "No hay más remedio y están adelantando mucho. Hacia arriba estará listo en un par de semanas. Hasta Campo, está peor", consideró.

Un vecino de Seira integrante de la Plataforma impulsada para pedir que se facilitara a los vecinos la salida de la población, Mario Suari, calificó de "duro" este último cierre, ya que la envergadura de los trabajos no ha permitido, en algunos momentos, cumplir las franjas horarias de apertura previstas. "Hay días que han tardado una hora en abrir y he llegado bastante tarde a trabajar", lamentó, mientras avanzó que se va a seguir presionando para que "las medidas no sean tan estrictas para los vecinos". "Se está primando a los turistas con una reapertura para los que esquían", concluyó Suari.

Etiquetas