Ribagorza

ACCIDENTE DE MONTAÑA

Muere un parapentista de 52 años en el Pico Gallinero de Bisaurri al golpearse con la montaña

Debido a la gravedad de las lesiones sufridas solo se ha podido certificar la defunción de este vecino de Barcelona

Practicando parapente en Castejón de Sos.
Practicando parapente en Castejón de Sos.
TDAragón

Un hombre de 52 años de edad y vecino de Barcelona ha fallecido este viernes en la vertiente del pico Gallinero que desciende hacia Arasán, en el municipio de Bisaurri, a causa de un accidente de parapente. El suceso, que ha podido deberse a un fallo humano, ha conmocionado a los vecinos de Castejón de Sos, donde era, junto con su pareja, un visitante asiduo.

Las fuentes de la Comandancia de Huesca detallaron que después del suceso, se dirigieron al lugar especialistas del GREIM de Benasque y el médico del 061, así como el helicóptero medicalizado. Una vez en la zona donde se encontraba el accidentado, prosiguieron, se le prestó por parte del médico la primera atención, pero debido a la gravedad de las lesiones solo se pudo certificar su fallecimiento. El cadáver ha sido trasladado al Helipuerto de Benasque, desde donde ha sido conducido al Hospital Provincial.

Desde una de las escuelas de Parapente de la zona, Basilio Silva, ha comentado que el accidente se produjo en una zona muy próxima al despegue de Piedras Blancas, a una altura de entre 1800 y 1900 metros en una jornada de condiciones "normales" para el vuelo. "El piloto volaba muy cerca de la montaña y, debido a alguna corriente de viento, ha dado contra el relieve", detalló el experto, quien aludió también al compañerismo del resto de parapentistas. "Antes de que llegaran los efectivos de emergencias, los compañeros que estaban en la zona le practicaron la RCP en repetidas ocasiones, aunque ya no tenía pulso", ha comentado Silva.

El alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, ha indicado que el fallecido llevaba más de diez años yendo a Castejón con su pareja con mucha asiduidad. "A lo mejor estaban aquí un tercio del año. Venían a volar y estaban en el área de auto caravanas con una furgoneta y una pick up, que utilizaban para llevar el material a los despegues".

"Me ha dado pena", ha confesado el alcalde, al tratarse de unos visitantes que no han causado ningún problema en tantos años. "Son una gente que no se mete con nadie. Venían a volar todo el año, semanas o quincenas. Volaban los dos", ha detallado respecto a la pareja.

El accidente, ha precisado el edil, tuvo lugar poco después de mediodía, por la hora a la que ha visto el despliegue de medios de emergencia, en una jornada que en principio parecía apta para el vuelo. "Siempre utilizaban su coche para subir. No sé qué ha podido pasar porque hoy se volaba. De hecho, las escuelas han estado volando en esa zona".

Silva, que también conocía al parapentista fallecido, ha detallado que utilizaba un parapente "nivel aficionado" y que el problema "han sido el factor humano. Cuando se vuela cerca del relieve hay más riesgo", ha asegurado. "Parece extraño decirlo, pero eran prudentes. A veces, uno toma decisiones y no se calcula bien".

Respecto al volumen de accidente con el parapente en la zona, ha dicho que es menor de lo que parece teniendo en cuenta que, entre las tres empresas que operan en Castejón de Sos, se realizan unos 4000 vuelos profesionales cada año, a los que hay que sumar la gente que vuela por libre, como el fallecido este viernes, que ascienden a 2000.

Etiquetas