Sobrarbe

SOBRARBE - FERIETA DE AÍNSA

El fuerte viento en Aínsa condiciona la celebración de la Ferieta

Acudieron unas 5.000 personas pero se suspendió la Feria de la Trufa y la subasta de animales

El fuerte viento en Aínsa condiciona la celebración de la Ferieta
El fuerte viento en Aínsa condiciona la celebración de la Ferieta
J.C.

HUESCA.- El fuerte viento de este domingo en Aínsa condicionó la celebración de la Ferieta, que no obstante mantuvo la cita. La organización calcula en unos 5.000 los visitantes al recinto. Cabe señalar que 40 expositores optaron por marcharse antes de la apertura ante el inclemente meteoro que soplaba a media mañana en la localidad.

El viento alcanzó rachas de 90 kilómetros a la hora y obligó a cerrar por motivos de seguridad a las 11:00 horas la carpa que acogía la Feria de Trufa. Asimismo, se suspendieron las subastas de animales y árboles frutales.

La Ferieta se mantuvo pese a que desde primera hora de la mañana se temía no pudiera desarrollarse por la adversa climatología. Ante tal situación, cerca de 40 expositores optaron por abandonar la plaza Mayor y emprendieron viaje de regreso a sus diferentes puntos de origen. Los restantes, algo más de 80 puestos, se mantuvieron contra viento y frío, que dieron ligeras treguas.

En estas circunstancias, la organización valoró lo afluencia de público, que cifró en más de 5.000 personas. El aparcamiento del Castillo del casco antiguo daba buena cuenta de la afluencia de visitantes que acudieron a esta cita, cuyo origen se remonta al siglo XI.

El alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, quiso agradecer "el gran esfuerzo realizado por los expositores y por el público en un día tan desapacible por el viento".

La Ferieta volvió a congregar a vecinos de los distintos valles de la comarca de Sobrarbe y de otros puntos de la provincia altoaragonesa. Una vez más han encontrado una gran variedad de productos de alimentación, entre los que no faltaban los productores locales de Quesos Bal de Broto, Paté L"Aínsa, Miel Casa Montalbán y Chistau al natural, entre otros.

Desde primera hora, junto a los restos de la hoguera de la plaza Mayor, se repartía caldo de Gallina de Sobrarbe entre los asistentes. Sirvió para hacer más llevadero el frío, como también el chocolate caliente. Había sido preparado en principio para los jovencísimos atletas que iban a competir en el Cross de la Ferieta que se tuvo que aplazar hasta dentro de una semana. Ante esta situación, se sirvió el chocolate al público.

La degustación del guisado de ternera de Raza Pirenaica, patrocinada por Asapi, marcó el final de una Ferieta, en la que las ventas han resultado positivas, gracias al buen ánimo de compradores y vendedores, subrayó este domingo la organización del certamen.

Etiquetas