Sobrarbe

SOBRARBE - CELEBRACIÓN

Gran ambiente de color y tradición en el Carnaval de Bielsa

Las madamas y las trangas son el eje de atracción del pasacalles vespertino

Gran ambiente de color y tradición en el Carnaval de Bielsa
Gran ambiente de color y tradición en el Carnaval de Bielsa
S. E.

HUESCA.- En medio de una gran ambiente y expectación por ser uno de los carnavales con más tradición que se conocen, el de Bielsa se está desarrollando esta tarde con el encuentro y el posterior baile en la plaza entre las trangas -que representan la fertilidad y la llegada de la primavera- y las madamas -símbolo de la pureza y la belleza- con la participación de vecinos del valle con edades comprendidas entre los 16 y 30 años. Según ha apuntado Jara Gistau, concejal de Turismo de Bielsa, se de la circunstancia "de que este año no hay ninguna madama de 16 años".

LAS MEJORES FOTOS DE LA FIESTA, EN ESTE ENLACE

Una de las características que convierten en único al carnaval de Bielsa es que conserva intacta la tradición de los personajes y de la ronda vespertina, acompañada por la charanga Makoki, en este caso desde hace 30 años.

Según Gistau, "el tiempo está acompañando y normalmente la gente espera las trangas, con esa mezcla de mitad hombre mitad macho cabrío que no deja indiferente a los visitantes. También los osos -que representan la dominación del hombre sobre los animales- ocupan un papel protagonista en la puesta en escena del baile entre trangas y madamas abriendo el espacio para que bailen los personajes en una suerte de danza ancestral bajo la atenta de mirada de todo el público.

Entre los personajes más destacados figuran el Amontato, que representa a una abuela que lleva a un hombre encima y que ejemplifica todo el peso y responsabilidad que llevaban las mujeres hace unos años y el del caballé.

Después de que las trangas han recogido a sus madamas ha tenido lugar el baile en la plaza. Tras este, la fiesta continúa con una ronda por las calles de la población.

Se trata en definitiva de un carnaval del que se desconoce su fecha exacta de inicio, y del que se sabe que las cuatro o cinco generaciones precedentes han realizado de forma fidedigna sin variar un ápice esta tradición esperada, que abarrota cada año la población de Bielsa de visitantes curiosos.

Quienes no hayan podido asistir a esta ronda de pasacalles con los personajes típicos del Carnaval de Bielsa tendrán otra oportunidad mañana por la tarde para ver a los personajes. Al final del domingo y siguiendo la tradición, se quemará a Cornelio, un muñeco que fue condenado el jueves como escarnio por todos los males padecidos a los vecinos del valle de Bielsa, y que pondrá el colofón a un intenso fin de semana de carnaval.

Etiquetas