Sobrarbe

SOBRARBE - FIESTAS

Aínsa, en busca de una solución a la falta de agua y la depuración en el municipio

Los manantiales y fuentes que abastecen a varios núcleos se ha secado

Aínsa, en busca de una solución a la falta de agua y la depuración en el municipio
Aínsa, en busca de una solución a la falta de agua y la depuración en el municipio
S.E.

HUESCA.- Ser un municipio con 26 núcleos de población supone tener que atender muchas demandas y vigilar que sus habitantes, dispersos por el territorio, tengan cubiertos los servicios básicos. Eso lo sabe bien el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, quien a la hora de repasar los principales proyectos que tiene en marcha o quiere acometer el Consistorio que dirige enumera varios que tienen que ver con la dotación y mejora de servicios, ya no sólo para que los vecinos del medio rural vivan en condiciones similares a los de las ciudades, sino para frenar el éxodo que están sufriendo los pueblos.

Asegura, en este sentido, que uno de los problemas más graves que tienen ahora es la falta de agua que ha sufrido este verano la parte sur del municipio, en concreto los vecinos de los pueblos de Arcusa, Paúles y Sarsa de Surta, debido a que las fuentes y manantiales de los que se abastecen se han secado.

Por ello, desde el ayuntamiento se han puesto manos a la obra para buscar con las personas más mayores de la zona otros manantiales que conozcan para pode coger de allí el agua. Una vez localizado alguno, hay que buscar financiación para poder acometer la traída del agua a los pueblos.

El alcalde, que reconoce que causa sorpresa que en el Pirineo haya pueblos con problemas de falta de agua, insiste en que es necesario solucionarlo tanto por los vecinos que viven allí desde siempre como porque, en el caso de Arcusa, unos particulares han hecho una inversión con la puesta en marcha de un hotel que ayuda a que haya vida en la zona, por lo que no pueden faltar servicios básicos.

También en el capítulo de gestión del agua, Enrique Pueyo explica que han pedido subvenciones al Gobierno de Aragón para la construcción de las depuradores de aguas residuales de Guaso y Banastón (dos de los núcleos del municipio), y esperan que el Instituto Aragonés del Agua (IAA) acometa la estación depuradora de Aínsa tras haber modificado el proyecto (al estar sobredimensionado, según el alcalde) que ya tenían elaborado de cuando se aprobó el fallido Plan Pirineos de Depuración.

Tras años de reivindicación, los vecinos de Aínsa por fin están viendo en marcha las obras de ampliación del colegio de Educación Infantil y Primaria Asunción Pañart, cuya matrícula ha ido creciendo en los últimos años hasta alcanzar este curso los 238 alumnos.

El alcalde explica que las obras comenzaron en julio y la previsión es que el nuevo edificio (que se construye junto al actual colegio) esté listo en diciembre para que en enero los alumnos que están en cinco aulas prefabricadas puedan dejarlas e incorporarse al nuevo inmueble, que contará con ocho aulas y servirá para descongestionar el actual centro educativo.

La necesidad de ampliar el colegio se debe al aumento del censo de población en Aínsa, una buena noticia, a priori, aunque el alcalde lamenta que este incremento sea en detrimento de los pueblos pequeños del municipio, de donde la gente se traslada a la capital administrativa del Sobrarbe porque ofrece más y mejores servicios.

En este sentido, explica que el colegio de Paúles de Sarsa sólo cuenta con 4 niños, por lo que si no llegan más está abocado al cierre en unos años.

Siguiendo con los pueblos, Enrique Pueyo alude a la rehabilitación de su rico patrimonio y al reciente derrumbe de parte del tejado de la iglesia de Castejón de Sobrarbe, cerrada al culto hace unos 7 años precisamente por el riesgo de desplome. Se da la circunstancia de que el Gobierno de Aragón iba a actuar en los próximos días en el templo, por lo que ahora se deberá evaluar técnicamente su estado para decidir cómo actuar.

Ya en la localidad de Aínsa, se está pendiente de concluir y poner en marcha el centro cultural, así como de iniciar un "pum-track", un circuito para recorrer en bicicleta o patinete.

El alcalde explica que esperan "ser capaces" este año de acabar la primera planta del centro cultural que se está levantando junto a la biblioteca para destinarla a la realización de actividades culturales y lúdicas. La finalización de la otra planta ya quedaría para el año que viene y a ella se trasladará la Escuela de Música supramunicipal, que ahora se ubicada en el colegio.

El "pum-track", espacio recreativo que se incluye en un proyecto transfronterizo con Francia, será un circuito asfaltado, con peraltes, subidas y bajadas para que el público infantil pueda recorrerlo en bici o patinete. El Ayuntamiento está buscando un terreno donde construirlo, ya que en 2020 debe estar finalizado para no perder la subvención europea (65% del coste).

Al otro lado del túnel de Bielsa, en Loundevielle, se ha hecho otro espacio similar en el marco de una zona de ocio y recreo, y la idea es que ambos se complementen.

Etiquetas