Sobrarbe

SOBRARBE - TRADICIONES

Los trucos del valle de Chistau tañen de forma testimonial por San Antón

"Grupos burbuja" de escolares de Plan o San Juan, por ejemplo, salieron a la calle

Los trucos del valle de Chistau tañen de forma testimonial por San Antón
Los trucos del valle de Chistau tañen de forma testimonial por San Antón
S.E.

HUESCA.- No había cita para la fiesta que recorre cada año el valle de Chistau con los trucos la noche de San Antón y ni siquiera para tocar en las plazas debido a la pandemia, pero algunos jóvenes espontáneos y los escolares en sus "grupos burbuja" de San Juan de Plan o Plan, por ejemplo, los tocaron. Y resonaron en el pueblo de al lado y en el de más allá. Y recordó a los orígenes, a cuando hasta la década de los 90 cada pueblo tocaba desde el suyo y la intensidad simbolizaba el poderío de los ganaderos. Sonó a unión y dio vida.

La pandemia impidió la fiesta pero no acalló el sonido ancestral de una tradición que habla del pasado (y, por suerte, del futuro) ganadero del valle. Esos toques secos ya no sonaron al unísono, pero no importó.

La cena con la que cada año empieza la fiesta de los trucos junto a la hoguera y la carne asada en Saravillo tendrá que esperar al año que viene. Cada edición, desde allí, suben hasta Gistaín, donde el Ayuntamiento invita a un poncho, y después se baja hasta "O Cabo Lugá" (parte alta del pueblo) de San Juan de Plan y, ya a pie, se va a Plan, pueblos en los que se ronda y los ayuntamientos reparten más poncho. En cada plaza, suenan entre 100 y 150 trucos. La fiesta sigue por Sin, donde sirven chocolate, y Serveto, en el que ofrecen un bocado y un trago. Cuando se consigue tocar al unísono en la plaza en una noche de luna y con nieve, se logra la magia. Volverá.

Etiquetas