Sobrarbe

MEDIO AMBIENTE

“El Eco Museo Castillo de Aínsa no es solo un centro de visitantes”

El espacio cumple 20 años defendiendo la biodiversidad en el Sobrarbe

Exterior del Eco Museo de la Fauna Pirenaica, en Aínsa, que este año cumple su vigésimo aniversario.
Exterior del Eco Museo de la Fauna Pirenaica, en Aínsa, que este año cumple su vigésimo aniversario.
Ecomuseo de la Fauna Pirenaica

Alrededor de 500.000 personas han visitado el Eco Museo Centro de Visitantes Castillo de Aínsa en sus 20 años de historia. Y, en estas dos décadas, la fortificación ainsetana ha pasado de ser “prácticamente una ruina” a ser uno de los centros de interpretación más visitados de los Pirineos y albergar, entre otros, dos ejemplares de quebrantahuesos.

Detrás de él está la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, que también está de celebración al cumplirse 25 años de su nacimiento.

Juan Antonio Gil, vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, reivindica que “el Eco Museo no es solo un centro de visitantes, sino que desde ahí se dinamizan un montón de actividades relacionadas con la conservación de la biodiversidad, el cambio climático, el desarrollo rural...”.

Además de ser “un referente desde el punto de vista ambiental en la provincia de Huesca”, según Gil, el Eco Museo le ha aportado durante todo este tiempo “una gran visibilidad” a la fundación. “Desde aquí podemos mandar nuestro mensaje de lo importante que es la biodiversidad, de lo importantes que son los ecosistemas y de lo que nos ofrecen a las personas y a la humanidad en su conjunto”, explica.

Pero la acción del Eco Museo no solo beneficia a la sociedad desde el punto de vista medioambiental. A nivel local, este centro supone “una fuente de riqueza” para el Sobrarbe. “Estamos de seis a siete personas involucradas en el mantenimiento y la gestión de este centro, o sea que es una fuente de riqueza para el municipio y para la comarca, y también es un punto de visita, es una oferta más a todo lo que ya se puede ver en la Villa de Aínsa que es uno de los Pueblos Más Bonitos de España”, celebra el vicepresidente de la asociación.

Explicación sobre el quebrantahuesos a un grupo turístico en el centro del Sobrarbe.
Explicación sobre el quebrantahuesos a un grupo turístico en el centro del Sobrarbe.
Ecomuseo de la Fauna Pirenaica

El mayor logro de la fundación ha sido “la recuperación de una especie extinta, el quebrantahuesos, en los Picos de Europa, donde no existía, lo había extinguido el hombre”. “Esto ha sido gracias a la puesta en marcha del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón. Con eso, y recuperando quebrantahuesos aragoneses, de manera solidaria, llevándolos allí, hemos podido recuperar por primera vez en la historia una especie extinta en un Parque Nacional español. Este es el logro más importante de la Fundación”.

En la actualidad, explica que en los Picos de Europa hay “consolidada más o menos una población” de este ave que se extinguió a principios del siglo pasado, aunque indica que es “un proceso muy lento” y que “ha costado, porque el primer quebrantahuesos que soltamos ahí fue en el año 2010”. Once años después, 30 son los ejemplares que viven en las montañas de la Cordillera Cantábrica.

En cuanto al logro más reseñable del Eco Museo, Gil insiste en ser un “espacio de referencia de la provincia de Huesca desde el punto de vista ambiental como polo importante desde donde se desarrollan multitud de acciones en pro de la conservación de la biodiversidad”.

“La biodiversidad se pierde muy rápido, pero se recupera muy lentamente”, lamenta Gil, vicepresidente de la fundación que lucha para que la pérdida de biodiversidad sea “la menos posible”, aunque, advierte, “no estamos ganando”.

“Un artículo de la revista ‘Science’, posiblemente el más importante de esta década, que se publicó en 2015, habla de los límites planetarios con los cuales, si sobrepasamos determinadas cuestiones relacionadas con sistemas, muchos de ellos ambientales, la humanidad va a sufrir mucho, por no decir que la humanidad no es que sufrirá, es que potencialmente en una parte del planeta no podremos vivir”, dice Gil, anotando que “uno de estos procesos es la pérdida de biodiversidad, otro es el cambio climático, por ejemplo”.

Además, avisa de que “si el planeta sobrepasa esos limites, el planeta no tendrá problema, lo tendrá la humanidad, lo tendremos nosotros”, y reivindica que “los ecosistemas juegan un papel muy importante en la regulación, por ejemplo, del clima”.

A nivel local, “un problema que tenemos es el asunto de los acuíferos que se están contaminando” y el vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos calcula que “tenemos un 30% del territorio donde los acuíferos tienen problemas”.

Etiquetas