Sobrarbe

#soydelaltoaragón - boltaña

Furgonetas camperizadas en la zona que viajan por medio mundo

El madrileño Sergio Martín encontró en Boltaña las condiciones ideales para su negocio

Sergio Martín, en el interior de una de las furgonetas que camperiza en la nave que tiene alquilada en el polígono de Boltaña.
Sergio Martín, en el interior de una de las furgonetas que camperiza en la nave que tiene alquilada en el polígono de Boltaña.
S. E.

Boltaña le ofreció a Sergio Martín “las condiciones” adecuadas para cumplir su deseo de asentarse en el medio rural y, aunque en ese momento no lo sabía, también ha sido el lugar en el que, cuatro años después, comparte vida y negocio con su pareja María Blasco. 

Natural de Madrid, trabajaba en Toledo camperizando furgonetas, pero quería dejar el entorno urbano y establecerse más cerca de la montaña. “Buscando, buscando” encontró en Boltaña una nave para poder montar su negocio que se ajustaba a sus necesidades y con unas condiciones de alquiler que podía asumir y una buena ubicación, algo que fue decisivo para tomar la decisión. Entonces tenía 33 años y nadie sospechaba que iba a llegar una pandemia.

Montó “Camperland”, una empresa que camperiza furgonetas, principalmente pequeñas. “Quien empieza en este mundo lo hace principalmente, por cuestión de precio, con una furgoneta pequeña”, apunta Sergio Martín, quien asegura que, “en su momento, tampoco había mucha oferta de muebles para este tipo de furgoneta; siempre ha habido más para furgonetas más grandes”, comenta, y especifica que lo que distingue a su empresa “es que no hay que homologar nada, porque los muebles que hacemos van acoplados en el hueco del maletero y se pueden poner y quitar cuando se necesite; no es necesario modificar el vehículo”. La gama de módulos van desde almacenaje y cama, a los que también incorporan cocina y mesa, con variantes por si se viaja con perro o bici

“Desde que vinimos aquí hemos crecido a nivel internacional, vendemos muchísimo fuera de España”, afirma Sergio Martín, quien explica que preparan los pedidos, los envían y es el cliente el que acopla los módulos a su furgoneta. También pueden trabajar así con clientes de toda España, ya que “no necesitamos tener el vehículo aquí”, aclara, “a no ser que sea de un modelo nuevo que no hayamos trabajado”. 

Estando ya viviendo en Boltaña, Sergio Martín conoció a María Blasco, de Cataluña, quien decidió trasladarse también a Boltaña. Han vivido allí, en Boltaña, pero la dificultad para encontrar una vivienda en la localidad ha hecho que ahora se hayan trasladado a Guaso, donde han comprado una casa. “Aquí estamos muy a gusto, tanto por el entorno como por la gente del pueblo”, asegura; califica de “estupenda” la acogida que han tenido y desea poder seguir construyendo allí su proyecto personal y profesional.  

Etiquetas