Somontano

SOMONTANO - OJO AVIZOR

Barbastro avanza en el conocimiento de su historia

Los trabajos en el yacimiento de la calle Virgen del Plano siguen adelante tras iniciarse en el octubre de 2018

Barbastro avanza en el conocimiento de su historia
Barbastro avanza en el conocimiento de su historia
Á.H.

LOS TRABAJOS en el yacimiento arqueológico de la calle Virgen del Plano que se iniciaron en octubre de 2018 previos a las obras en la travesía de la carretera A-1232 (carretera de Salas) siguen adelante en la zona norte -cerca del antiguo silo- y se han concentrado en el sector donde se localizaron restos definidos del antiguo arrabal islámico del siglo XII y tramos de muralla.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER EL YACIMIENTO EN IMÁGENES

En el mismo espacio donde salieron restos de cerámica de varias épocas, entre ellas la romana, según las primeras estimaciones, pendientes de confirmar tras el análisis de arqueólogos en el informe para el departamento de Patrimonio del Gobierno de Aragón.

Cinco meses después del hallazgo de los primeros restos arqueológicos y enterramientos relacionados con el castillo de los Entenza ha habido muchos avances importantes. Los restos arqueológicos localizados en el yacimiento son de diferentes épocas desde el siglo XI en especial los sillares colocados a tizón en una de las murallas que formaron parte del entramado defensivo de Barbastro. Además, espacios definidos de una vivienda árabe con aposentos definidos.

El análisis de piezas de cerámica arrojará datos sobre el yacimiento y podría deparar nuevas sorpresas si continúan las excavaciones en la zona norte, según fuentes externas consultadas si, como parece, el departamento de Patrimonio cumple el compromiso de la Consejera de Cultura, Mayte Pérez. El final de las excavaciones del yacimiento llega cuando sale piedra, explicaron técnicos consultados, y por ahora hay garantías de continuidad mientras se realizan gestiones para modificar el trazado en la carretera de Salas, donde se requiere la necesidad de expropiar parte del terreno del antiguo silo del Servicio Nacional de Productos Agrarios.

A partir de ahora, en el mayor yacimiento arqueológico de Barbastro se plantea la necesidad de aplicar "medidas de protección, esenciales" y también la gestión adecuada del espacio con restos al aire libre, cubiertos con mallas de geotextil" informaron fuentes consultadas. Partidarias de que en el modelo de gestión futura se contemple la posibilidad de visitas guiadas. Factible si el Gobierno de Aragón incluye el yacimiento en el Parque Cultural de Río Vero, como planteó la consejera Mayte Pérez.

La posibilidad -sin compromiso- no pasó desapercibida para Mariano Altemir, presidente del Patronato, consciente de que la inclusión del yacimiento aumentaría el valor histórico y sumaría un aliciente atractivo en el Parque Cultural del que forman parte nueve municipios, Barbastro entre ellos. El yacimiento arqueológico se sumaría a las pinturas rupestres, entre otras referencias del Parque.

El departamento de Patrimonio dispone del informe previo del arqueólogo Antonio Alagón que ha dirigido los trabajos con su colega Francisco Pérez, contratados por la empresa adjudicataria de las obras del tramo carretero. Ambos han realizado un excelente trabajo, conscientes de la importancia de los resultados y de que la tarea ha llevado consigo muchas dificultades porque los trabajos nunca se paralizaron, solo cambiaron de zona.

En la práctica, el yacimiento ha superado todas las expectativas previas por extensión, contenido e importancia. Patrimonio tomará las decisiones y las respetará el Ayuntamiento sin competencia directa en el yacimiento, a excepción de los permisos de obra. La Corporación Municipal ha mostrado su decisión unánime por su conservación y mantenimiento, apoya la intención del modificado de carretera en cuyas obras participa con el 40% con la Consejería de Ordenación del Territorio (60%).

Las tareas de mantenimiento tienen mucha importancia en la conservación de restos arqueológicos al aire libre. Los antecedentes en Barbastro se remontan al antiguo Jardín Arqueológico, después a julio de 2008 con restos de la antigua mezquita en la capilla de San Pedro, en la Catedral y dos años antes, en la calle Cerler en las excavaciones en terrenos de propiedad privada. En el terreno protegido bajo capas de tela y tierra para evitar un mayor deterioro se conservan el muro norte de la iglesia de San Juan (XVII-XVIII) en casi toda su longitud con sillares de 1"50 metros de anchura. Además, una necrópolis y el pozo con restos de cerámica de los siglos X-XI, tazas, piezas vidriadas, vasijas y sillería bien trabajada.

El historiador francés Philippe Sénac, entre los mejores especialistas medievalistas del Occidente musulmán, aconsejó tras la visita autorizada por Patrimonio, la conservación del yacimiento arqueológico donde destaca la estructura del arrabal islámico del siglo XII. Se refirió en especial a la estructura, "se mantiene muy bien y por otra parte no hay tantas viviendas ni espacios de esta altura ni estructura tan definida. En mi opinión, se debería conservar porque es de época muy interesante".

El interés de Sénac se justifica porque fue profesor de historia medieval en la Universidad de Toulouse II-Le Mirail y en la Universidad de París IV.

La estructura del arrabal y la vivienda despertaron más su interés y la atención profesional por lo que reiteró "la conveniencia de mantenerlo en condiciones adecuadas".

La localización no ha sido sorprendente porque corresponden en su mayoría, a religiosos y cristianos del convento de los Trinitarios (1560-1846) y se trasladarán al Museo Provincial conforme al protocolo habitual. En redes sociales hubo diferentes "interpretaciones" y algunas en grado extremo.

Desde que se iniciaron las excavaciones en la calle Virgen del Plano han aumentado las referencias al castillo de los Entenza del que constan referencias históricas de su existencia en muchos autores, entre ellos López Novoa en el primer tomo de la Historia de Barbastro. Pascual Madoz (1806-1870) se refiere al castillo y en tiempos modernos, José Cardús (1908-1982) en "Turismo Altoaragonés" y "Piedras armeras en el Alto Aragón".

Santiago Broto (1923-2012) en el suplemento Cuadernos Altoaragoneses publicado por Diario del Alto Aragón cita a la familia Entenza "entre los linajes de mayor nobleza en Aragón" y señala que la fortaleza se mantuvo hasta mediados del siglo XVI con documentos que acreditan su venta, por parte de Carlos I al Concejo de Barbastro, el 30 de abril de 1526. Además, relaciona el castillo con una leyenda de la Reconquista.

Ánchel Conte también incluye referencias en su libro "La Aljama de Moros en Barbastro" y en el "Inventario de bienes inmuebles de interés etnológico y arquitectónico" publicado por la Mancomunidad del Somontano hay referencias basadas en la arqueóloga barbastrense María Nieves Juste.

Etiquetas