Somontano

SOMONTANO - DOMINICAL

Barbuñales: La prolongada y fructífera huella de Félix de Azara

Un pueblo que rezuma historia y con un aspecto muy bien cuidado

Barbuñales: La prolongada y fructífera huella de Félix de Azara
Barbuñales: La prolongada y fructífera huella de Félix de Azara
Á.H.

BARBASTRO.- "AQUÍ vivimos muy tranquilos, a veces incluso en exceso", le cuenta una vecina al periodista en su itinerario por el pueblo cuya referencia recuerda a la familia de Félix de Azara (1742-1821). El hijo más ilustre que fue brigadier de la Real Armada, ingeniero militar, marino, célebre naturalista precursor de Darwin, etnólogo, geógrafo, fundador de la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País y regidor de Huesca, donde murió en 1821.

Goya pintó el retrato expuesto en el Museo de El Prado y en el pueblo natal se conserva la casa solariega en cuyas fachadas hay constancia escrita de la historia de Nicolás y una lápida que recuerda a su hermano Nicolás que tiene capilla propia en la iglesia parroquial dedicada a San Lorenzo (XVII). El estilo barroco con cúpula sobre crucero destaca en conjunto y en el interior se conserva el panteón de la familia Azara, que tiene el privilegio de seguir la liturgia desde tribunas cerradas por celosías.

En fachadas de la casa destacan los reconocimientos del Instituto de Historia y Cultura Naval (diciembre de 1992), Ateneo de Zaragoza y del Ejército de Tierra, en mayo de 2006, con parada militar y asistencia de autoridades. La sombra de los Azara es muy alargada en Barbuñales donde la familia tiene uno de los mayores patrimonios según cuentan los vecinos. Se refieren al "trato cercano" de Blanca Jordán de Urriés que pasa parte del verano en la casa, "la vinculación con el pueblo es importante".

El itinerario urbano es un recorrido por fachadas rehabilitadas, calles bien cuidadas y un nomenclátor de casas con nombres, Fuertes, Lóriz, Sierra, Perín, Espuis, Lasús, Garcés, Mata, Lorencín, Pallás, Bolea y Naval entre otras. Calles "bendecidas" por las estaciones del Vía Crucis que recorren casi todo el pueblo, reflejo de devoción popular que se aprecia en el crucero de entrada. El salón social es el centro de reuniones vecinales y por lo que cuenta una vecina, "da mucha vida pero se queda pequeño".

La mayor parte de actividades pasan por la asociación "El Pialón" formada por mujeres que preside Mari Carmen Bolea y se encargan de "dinamizar" la vida social del pueblo. De ella hablan bien las vecinas y también de los cuatro años de Fidel Ciprián que fue alcalde hasta ayer cuando cedió la responsabilidad a Antonio Garcés con experiencia anterior de concejal. En la historia de los alcaldes desde 1979 solo hay una mujer, Ángeles Lacoma y en etapas siguientes, Félix Perera, Ricardo Calvo, Manuel Colungo y Fidel Ciprián que ha sido el más longevo por edad, en el Somontano.

La reciente incorporación de banda ancha está entre las mejoras más valoradas por los vecinos, con la renovación de bancos públicos y las obras realizadas en la balsa de acopio de agua. En las señas de identidad locales están la Fuente de las Calzadas, el Carrascal de Lizana considerado el bosque de encinas más extenso de Huesca y las "señoritas de Lizana" dos columnas de material arcilloso erosionado en el espacio natural que alberga a numerosas rapaces. El sendero de Gran Recorrido GR-45 pasa por el pueblo como un aliciente más cerca dec las instalaciones deportivas en cuyo exterior se conservan las porterías del antiguo campo de fútbol, en desuso hace años.

Etiquetas