Somontano

SOMONTANO - ALTOARAGÓN ECONÓMICO

Gráficas Barbastro, bandera de responsabilidad social

La centenaria empresa barbastrense apuesta por valores como compromiso social, formación y transparencia

Gráficas Barbastro, bandera de responsabilidad social
Gráficas Barbastro, bandera de responsabilidad social
S.E.

BARBASTRO.- Gráficas Barbastro, cuya trayectoria se remonta a 1865 cuando abrió la Imprenta Lafita -se consideran sucesores -es abanderada en el sector en la provincia con Sello RSA 2020, por primera vez, dentro del Plan de Responsabilidad Social Aragón que han conseguido otras ocho empresas y asociaciones en varias categorías. Sensibilidad, compromiso, formación y transparencia son pilares para conseguir el Sello que requiere prácticas "socialmente responsables".

Miguel Hecho, Javier Franco y Aida Rodríguez, socios de Gráficas Barbastro S.L, destacan que "nos acredita entre las empresas aragonesas con el compromiso de cumplir varios requisitos, entre ellos ser sostenibles con criterios medioambientales, conciliadora con trabajadores, por ejemplo en adaptación de horarios, igualdad y equiparar sueldos, entre otros" En una empresa de trayectoria centenaria donde ha imperado el relevo generacional, es un contraste en cambios para cada etapa. "En realidad, hace años que aplicamos estos criterios aunque no ha habido certificación acreditada hasta ahora y, por otra parte, el Sello lleva consigo otras obligaciones. En esta empresa nos adelantamos a los tiempos desde que nos hicimos cargo y para que lo renueven será necesario demostrar las buenas prácticas durante un año".

En la provincia de Huesca, "hay muchas empresas que tienen el Sello y en Aragón centenares. Este año, gracias al crecimiento exponencial porque aumenta el nivel de concienciación laboral. En el sector nuestro, somos los primeros que lo hemos obtenido en la provincia. Además, el compromiso se extiende con clientes y proveedores habituales que reúnen las condiciones requeridas por el Sello RSA".

La plantilla es de 14 trabajadores entre Barbastro y la delegación en Monzón. "Aguantamos el tipo cuando hubo crisis, no sin esfuerzo colectivo, y nos coincidió con la jubilación de Martín". Los tres socios son hijos de trabajadores de etapas anteriores, Miguel Hecho (fallecido), Mauricio Franco, Antonio Albalá y Martín Rodríguez. La etapa actual se caracteriza por la aplicación de tecnología y la cartera comercial crece a 2.000 clientes, "tenemos fuera de España, y el Obispado es el más antiguo".

Al crecimiento de la empresa se debió la iniciativa de Gráficas Editores que ha publicado 14 novelas de once autores diferentes -de Barbastro en su mayoría- en el transcurso de seis años con 22.000 libros y el 60% vendidos. En 2019 se publicaron dos novelas y para 2020 está decidida la segunda parte de El Documento 303 de José Manuel Surroca. Sigue en fase de lectura una novela del autor Quino Villa. "El promedio son dos anuales pero si sale alguna muy interesante se estudiará", explica Hecho.

La trayectoria editorial ha sido una experiencia novedosa. "Ha despegado bien y destaca El Documento 303, el mayor en ventas con dos ediciones publicadas y esperamos que la segunda parte funcione igual. En seis años el balance es satisfactorio para una editorial local, sin contar las novelas y publicaciones ajenas".

La cesión del libro Emociones a flor de piel, de Luis Javier Gavín, permitirá conocer el sello editorial a 35 misioneros y misioneras naturales de la Diócesis que realizan su labor pastoral por todo el mundo a quienes se ha enviado por iniciativa de la Junta Coordinadora de Cofradías. "Después de la primera experiencia por encargo de una empresa, cruzamos fronteras" explica Miguel Hecho: "un año editorial bueno".

Etiquetas