Somontano

SOMONTANO - COSAS DE CASA

Castillazuelo no se rinde y defiende su castillo

El Gobierno de Aragón va a realizar una memoria valorada para llevar a cabo una limpieza de la fortaleza

Castillazuelo no se rinde y defiende su castillo
Castillazuelo no se rinde y defiende su castillo
Á.H.

BARBASTRO.- El inexorable deterioro del antiguo castillo de Castillazuelo es cada vez más progresivo pero la situación no ha minado el interés del Ayuntamiento -propietario de la antigua fortaleza- para sacarle utilidad al lugar con espacio predominante sobre el pueblo. El alcalde, Joaquín Muzás, es consciente de la situación. "No nos rendimos ni tampoco desistimos -dice- porque hemos conseguido que el Gobierno de Aragón haga una memoria valorada de alguna actuación de limpieza, ya que la rehabilitación es inviable, pero al lugar se le puede sacar provecho como mirador y espacio visitable".

El castillo es de propiedad municipal por el impago de impuestos de los antiguos dueños, pero está catalogado Bien de Interés Cultural (BIC) y cualquier actuación, por mínima que sea, depende del Gobierno de Aragón. Hasta ahora nunca ha mostrado interés por el inmueble y siempre ha remitido la responsabilidad de "conservación" al Ayuntamiento cuyos recursos son limitados. "Al menos nos han hecho caso después de doce o quince años de insistencia en Patrimonio. La valla circundante al castillo se puso por iniciativa del Ayuntamiento para evitar problemas de seguridad porque hubo desprendimientos hacia el camino".

El alcalde es "comprensivo" frente a la situación. "Entiendo que hay muchos BIC en Aragón y prioridades suficientes para olvidarse del castillo de Castillazuelo. A ver si ahora es posible hacer algo porque la esperanza no se pierde y valga la expresión, no nos rendimos. El interés de la Comarca de Somontano contrasta con la falta de recursos económicos y tampoco le corresponde porque es BIC, aunque nos ayudan en cuestiones técnicas y hace nueve años (2011) el arquitecto José Antonio Pardina redactó un informe de necesidades que han ido en aumento", recuerda.

La situación tampoco origina gastos al propietario. "Las actuaciones son inviables y tal como está solo es posible sacar escombros de ruinas, eliminar riesgos y adecuarlo como mirador con paneles informativos sobre la historia del castillo y del pueblo -enumera-. Al menos se sacaría un uso turístico".

La antigua fortaleza medieval del siglo XV está en situación de ruina permanente desde que en noviembre de 2010 se derrumbó la pared frontal, aplicada en reformas del siglo XVII.

A partir de entonces, los desplomes fueron constantes y el deterioro ha sido cada vez más "alarmante y peligroso". En el informe técnico de José Antonio Pardina -que redactó en marzo de 2011-, se dejó constancia de "la caída de muchas paredes y cada vez quedan menos en pie sin que podamos hacer nada". Los escombros siguen en el castillo y se acumulan ante el conjunto de ruinas; en realidad "solo quedaron en pie las paredes de doce metros de altura que aguantan todavía aunque con riesgos".

En el proceso de destrucción progresiva, la iglesia del castillo sufrió los efectos propios de la situación, extensibles a la fachada norte. Las últimas dependencias habitables datan de los años 50 cuando el castillo-fortaleza pasó a ser municipal por impago de impuestos de los antiguos propietarios. La situación no ha mejorado sino lo contrario.

La historia de la antigua fortaleza medieval se remonta al año 1095 y constan referencias posteriores entre los años 1126, 1199 y 1785. De aquella época son los nombres de Barbatuera, Pelegrín señor de Barbastro, Guillermina de Castellazol, Ruy Pérez de Castillazuelo y Barón de Lalaguna, entre otros. En el año 1610 el castillo perteneció a los Alagón-Espés, de la baronía de Castro.

En los orígenes, fue una fortaleza que se construyó con fines defensivos y aun se aprecian las características propias del edificio señorial y bastión destacado en la Edad Media. La construcción más importante data de los siglos XV y XVI, aunque se llevaron a cabo reformas posteriores en el siglo XVII. El castillo no está en la Lista Roja del Patrimonio Cultural Español (Asociación Hispania Nostra) de elementos que se encuentran sometidos a riesgos de desaparición o alteración especial de sus valores. Ni siquiera existe.

De todas maneras, en Castillazuelo hay otras necesidades más urgentes, entre ellas la depuradora de aguas residuales. "Tanto que se habla de recuperar los pueblos y de la España vaciada... solo suena la música pero falta la letra y tengo la sensación de que no se la ponen", señala el alcalde Joaquín Muzás.

Etiquetas