Somontano

SOMONTANO - OBITUARIO

Fallece Pablo Mur Bellosta, un genuino referente del comercio tradicional de Barbastro

Se puso la clásica bata azul "de tendero" a los 15 años, en Colungo

Fallece Pablo Mur Bellosta, un genuino referente del comercio tradicional de Barbastro
Fallece Pablo Mur Bellosta, un genuino referente del comercio tradicional de Barbastro
Á. H.

BARBASTRO.- La pérdida de Pablo Mur Bellosta a los 91 años de edad deja a la ciudad de Barbastro sin una de las referencias más genuinas del comercio tradicional "de toda la vida".

Se puso la clásica bata azul "de tendero" a los 15 años, en Colungo, y la colgó con 85 años en su establecimiento Frutería del Vero", en Barbastro.

Se retiró hace seis años del mostrador pero su presencia ha sido cotidiana en la tienda, al fondo, para saludar a clientes y amigos. Pablo tampoco pedía más sin su bata azul de tendero con la que atendió a la clientela en muchas navidades de su vida. Las próximas serán diferentes sin Pablo en la tienda que regentan sus hijos.

En su momento, se resignó a "colgar la bata" y dejar el lápiz de las ventas en sumas que repasaba de abajo a arriba y de arriba abajo sin errores de cálculo. "No uso calculadoras, son más fiables la memoria y el bolígrafo"…Todo un ejercicio cotidiano de memoria prodigiosa.

Pablo, en el rincón próximo a la antigua balanza Mobba, recordaba cuando se fue a Barcelona co 15 años y estuvo de aprendiz de comercio hasta que hizo la mili y regresó a su pueblo, Colungo. El traslado a Barbastro vino después porque "en el pueblo había pocos vecinos".

Comerciante desde la base, vida de tendero y mostrador compartida con su mujer Carmen Redón, del mismo pueblo, abrieron negocio en la casa donde estuvo la fábrica de chocolate de Simeón Aznar, relacionado con la familia de San Josemaría Escrivá.

En los bajos del establecimiento, se conserva a maquinaria restaurada. Pablo ha sido el último superviviente de una dinastía de comerciantes de sector. Hotel Europa (Arilla), Sederías Goya (Santiago Plana), La Favorita (Fernando Huguet) Banco Hispano, Imprenta Moisés (Fernando Encinar, padre), Carnecería Mayoral, Pastelería de Blas Coscollar), Librería Cstillón (Víctor y Antonia), Tejidos Pascau, Aceites Franco, Nicolás Morancho, Perico "el barato", Mercería Molí y otros vecinos que definieron una época.

En mis charlas con Pablo siempre contaba que "aquí hemos vendido de todo, es raro que alguien se marche sin comprar lo que necesita". Al mismo tiempo reconocía, siempre, su fidelidad al negocio, "ha sido comerciante toda la vida y he conocido a muchísima gente. La norma del buen comerciante es sencilla, amigos siempre, enemigos nunca. Así seguiré hasta que Dios quiera". Ese día ha llegado en fecha, 28 de noviembre de 2020.

Pablo ha vivido los tiempos difíciles del "apúntemelo que se lo pagaré al final de mes" y casi nunca le fallaron las "anotaciones" en el gancho tras el mostrador. Se ha muerto un comerciante tradicional "agradecido" a los clientes que ya dejó el legado a sus hijos Mari Carmen, Ana, Víctor y Pablo.

En el año 2015, recibieron uno de los galardones Germana de Foiz, concedidos por el Ayuntamiento de Barbastro por su compromiso con la venta de productos agroalimentarios del territorio y porque, sin perder su esencia tradicional, se adaptaron a los nuevos tiempos y apostaron por los productos gourmet. Pablo ha sobrevivido tiempos de crisis y ahora volverá a Colungo para descansar en paz.

Etiquetas