Somontano

SOMONTANO - BIENES

El plazo para devolver los bienes sacros a Barbastro finaliza este lunes

Nadie sabe si el camión con las 111 obras de 49 parroquias aragonesas que se encuentran depositadas en el Museo de Lérida llegará hoy al Obispado de Barbastro-Monzón

El plazo para devolver los bienes sacros a Barbastro finaliza este lunes
El plazo para devolver los bienes sacros a Barbastro finaliza este lunes
S.E.

BARBASTRO.- El plazo dado por el magistrado Carlos Lobón para la ejecución provisional de la sentencia que ordena la entrega al Obispado de Barbastro-Monzón de 111 obras de 49 parroquias aragonesas, depositadas en el Museo de Lérida Diocesano y Comarcal finaliza este lunes. A ciencia cierta, nadie sabe si el camión con las obras llegará al Museo Diocesano de Barbastro-Monzón en la fecha indicada aunque no se ha modificado la Resolución judicial, tampoco se ha ampliado el plazo ni se paraliza la ejecución provisional que pidieron el Obispado y el Gobierno de Aragón, parte coadyuvante en el litigio.

Las fuentes consultadas por este periódico indicaron que "hay asuntos por resolver y autos pendientes por la juez sustituta del magistrado Carlos Lobón pero no se paraliza el proceso. Todo queda en sus manos". De todas formas, este lunes se dará sensación de unidad en defensa del largo litigio iniciado por el obispo de Lérida hace 23 años cuando comenzó el proceso canónico. Así lo indica la presencia del obispo Ángel Pérez y del Consejero de Cultura, Educación y Deportes, Felipe Faci, con los abogados Joaquín Guerrero Obispado) y Alberto Gimeno (Gobierno de Aragón) en Barbastro.

En caso de que los bienes no se entreguen -el plazo termina este lunes a las 23:59 horas- está previsto que Obispado y Gobierno de Aragón estudien nuevas acciones, entre ellas podría estar la petición de ejecución subsidiaria forzosa, con auxilio. En todo caso, habría que esperar decisiones a partir de este martes en busca de "medidas eficaces". La imposición de multas y aplicación de posibles responsabilidades penales "no serían suficientes para traer los bienes al Museo de Barbastro-Monzón", según informaron a este periódico.

En este sentido, "los bienes tienen que llegar por vía civil, no por la penal" y tampoco se consideran "de recibo" las excusas tardías del Consorcio del Museo de Lérida desde que el juez fijó la fecha de entrega hace dos meses con antelación suficiente para tomar decisiones. En la misma línea, la instancia del obispo de Lérida tampoco se entiende "tan tarde" y además, sin retirar las alegaciones en contra de la ejecución provisional.

En el Museo Diocesano están "preparados", con el protocolo dispuesto para recibir la colección de obras y muchas ganas de cambiar fotografías de 25 piezas "expuestas" por las originales, entre ellas, frontales de San Hilario (XII) y San Vicente (XIII), sarcófago de Nachá (XIV), arqueta de Buira (XIV), San Miguel (XIV), Calvario (XV), San Pablo (XV), San Pedro (XV), San Martín Obispo (XV), San Pedro y San Pablo (XVI), Santa Ana (XV), Virgen María (XIV), retablos de San Cristóbal (XV) y San Antonio Abad (XV).

La colección completa se distribuye entre pintura (29), orfebrería (15), metalistería (21), muebles (4), libros (3), carpintería (1), escultura (11) y textil (27). De ellas, 28 se catalogan como Bienes de Interés Cultural (BIC) y 89 son Bienes Inventariados en el Patrimonio Cultural Aragonés.

La mayoría se llevaron desde las parroquias de origen al Museo del Obispado de Lérida por iniciativa del obispo José Messeguer y Costa en su etapa diocesana (1889-1905) ante el riesgo de que se perdieran. En la circular del 8 de noviembre de 1903, en el Boletín Oficial Eclesiástico, afirmó que las recogió "dando, generalmente, alguna cosa a cambio, más bien como un afectuoso recuerdo que como precio de mercadería porque no es decoroso descender al terreno de los contratos". Así se recoge en el Decreto Definitivo de la Signatura Apostólica sobre la propiedad puesta en tela de juicio desde Lérida.

La mayoría de obras y piezas vuelven a Aragón más de un siglo después, restauradas y conservadas en Lérida. Están catalogadas por el Gobierno de Aragón desde la etapa de Marcelino Iglesias, aunque se inició con Santiago Lanzuela. El Tribunal Supremo confirmó la legitimidad del gobierno aragonés -el 3 de junio de 2015- sobre la colección del patrimonio catalán que las incluyó entre 1810 piezas catalogadas.

REFERENCIAS DIOCESANAS

Cerca del Museo, en la catedral, están enterrados los obispos Ambrosio Echebarría, primero que defendió los intereses de las parroquias aragonesas en su etapa diocesana (1974-1999) y Alfonso Milián (2004-2014), durante la cual finalizó el litigio por vía canónica con el Decreto definitivo de la Signatura Apostólica de 28 de abril de 2007. Son dos de los cuatro prelados que han intervenido en el litigio con Juan José Omella (1999-2004) y Ángel Pérez desde el 22 de febrero de 2015.

En el recuerdo de la jornada quedarán muchas personas que trabajaron por la misma causa, entre ellos Manuel Iglesias y Enrique Calvera, delegados diocesanos de Patrimonio con plaza dedicada en el Museo Diocesano. A mayor distancia en el tiempo, los sacerdotes José María Limiñana, José Mora y Eladio Gros, perito de arte designado por el obispo.

En general hay muchas personas que han colaborado en el litigio. Uno de los testigos directos actuales es Pedro Escartín, que fue vicario general de la Diócesis y entre los seis miembros de la Comisión ejecutiva designada por Manuel Monteiro, nuncio apostólico en España, el 19 de junio de 2001, para llevar a cabo la ejecución del decreto.

En la historia del litigio, el Obispado ha confiado su defensa a los abogados Hipólito Gómez de las Roces (vía canónica) y Joaquín Guerrero (civil) que cuenta con varios colaboradores en su equipo. El abogado Alberto Gimeno defiende los intereses del Gobierno de Aragón en la demanda civil.

Etiquetas