Somontano

SOMONTANO - LITIGIO DE LOS BIENES

El obispado de Lérida dice actuar "con buena fe" en el litigio de arte religioso

Defiende que el obispo Messeguer "nunca pretendió desproveer de sus bienes a las parroquias, sino salvaguardarlos"

El obispado de Lérida dice actuar "con buena fe" en el litigio de arte religioso
El obispado de Lérida dice actuar "con buena fe" en el litigio de arte religioso
Á.H.

LÉRIDA.- El Obispado de Lérida se ha pronunciado sobre la petición de traslado de las 111 obras del litigio con la Franja y ha afirmado haber actuado "siempre de buena fe", sin querer ofender a nadie y con la intención de "dialogar sobre fórmulas aceptables por ambas partes".

Según señala la diócesis en un comunicado, el obispado se siente "poseedor de razón" en este litigio y, bajo ese convencimiento, han actuado desde un primer momento y no con "ánimo de desobediencia o rebeldía".

Asimismo, explican que en los últimos años se ha trabajado con "profesionalidad" y "constancia" en defender lo que consideraban "justo patrimonio" de la diócesis de Lérida.

No obstante, acepta que en estos momentos la justicia civil "habla" y "toma unas decisiones de obligado cumplimiento que este obispado acata", aunque reservándose la posibilidad de presentar recursos.

También recuerda que, desde el inicio de litigio, el obispado leridano ha dedicado "muchos esfuerzos y recursos materiales y humanos con el fin de mantener y restaurar el rico patrimonio religioso que han legado las generaciones anteriores".

En este sentido, agradece la tarea de sacerdotes y laicos "empeñados en conservar bienes y tradiciones sin importar el lugar geográfico en el que estaban las distintas parroquias".

Y es precisamente en este punto geográfico donde surgió la problemática, ya que en 1995 y 1998 se vivió la última segregación de la actual diócesis de Lérida, la cual, consistió en asignar parroquias situadas en la Franja a la nueva diócesis de Barbastro-Monzón.

Así pues, ante esta nueva composición territorial, el nuevo obispado reclama las obras de arte religioso que pertenecían a aquellas parroquias y que se encuentran en el museo diocesano de Lérida después de que el obispo Josep Messeguer (1890-1905), iniciara en su momento su recogida con el fin de evitar su desaparición o expolio.

"Siempre actuó de forma transparente, sin engaños, con claridad y utilizando mecanismos de permutas, donativos o compraventas", por lo que añaden que Messeguer "nunca pretendió desproveer de sus bienes a las parroquias, sino salvaguardarlos".

El litigio ha pasado durante décadas por la vía eclesiástica hasta que el obispado de Barbastro-Monzón interpusiera en la justicia civil una demanda contra el Consorcio y el obispado de Lérida que, hasta el momento, ya se empezó a formalizar este martes con la entrega de una veintena de las 111 obras del litigio.

Etiquetas