Somontano

SOMONTANO/patrimonio religioso

La tallas de tres vírgenes románicas aportan valor al discurso del diocesano

El historiador Antonio Naval ha puesto en valor estas piezas que ya se exhiben desde hace unos días

Tallas románicas de la virgen de Chiriveta, Bruis y Linares.
Tallas románicas de la virgen de Chiriveta, Bruis y Linares.
Á.H.

“Las tres tallas románicas de la virgen de Chiriveta, Bruis y Linares expuestas juntas desde hace una semana enriquecen el discurso del Museo Diocesano Barbastro-Monzón” en opinión del historiador oscense Antonio Naval que fue, también, director del Museo Diocesano de Huesca hasta el año 2004. En su visita al Museo, este jueves, ha destacado que “estas obras restauradas solo pueden estar museos porque, además, llegan mucho mejor al observador y están más seguras. Sobre todo, si las iglesias de origen están cerradas, porque en el museo solo están en depósito y en los pueblos tienen que asumir estas situaciones”.

Naval que se definió las tres tallas expuestas en términos de “encantadoras por discretas” se refirió, también, a la colección de 111 obras de las parroquias aragonesas, devueltas por el Museo de Lérida, “nos hubiera gustado verlas este verano pero entiendo que los gestores del Diocesano saben lo que hacen. Es evidente que entre las temporales de Isabel Guerra, el Velázquez y la selección de obras de parroquias con las más importantes y valiosas, será un éxito muy atractivo que despertará interés”.

Naval figura entre los colaboradores del Obispado en el litigio por la devolución de las obras y testificó ante el juez con criterios muy definidos y una frase para la historia “mire, señoría, este litigio ya me aburre, no tengo nada más que decir”. En cuanto a la situación de las pinturas de la sala capitular del monasterio de Sijena, cuya devolución sigue pendiente con sentencia favorable, “eso es penoso y difícil de entender”

En su opinión, “punto uno, desde el principio tienen que ir a un lugar tan bien acondicionado como el actual, eso está claro. Punto dos, habría que gestionar el traslado con más agilidad”. En cuanto a las visitas guiadas al monasterio sijenense, “creo que la intención es buena porque las obras expuestas y las visitas son complementarias y las puertas deben abrirse al público”.

En la misma línea, “siento que se marcharan las religiosas porque era un monasterio vivo y ahora podría pasar a ser un parque temático salvo que cambien mucho las cosas. Esa situación desmerecería al monasterio”. Respecto al patrimonio de Sijena, “hay obras y piezas concretas que están por el mundo, difíciles de recuperar, pero en Lérida sigue la sede de la priora doña Blanca y otras, importantes, en el Museo. Eso está claro”.

En cuanto a la posibilidad de que el Obispado de Huesca inicie acciones concretas para reclamar la devolución del frontal de Berbegal, las tablas góticas de Peralta de Alcofea y la portada románica de El Tormillo, “tengo serias y fundadas dudas pero deberían dar esos pasos, sobre todo porque el frontal es una pieza única, excepcional. Sin desmerecer las de Peralta y la portada románica, aunque es más complicado que la devuelvan porque está incrustada en la iglesia de Santiago”.

Etiquetas