Somontano

campaña olivera

Vertiginosa caída de la producción olivarera pero con calidad excelente

Somontano prevé recoger 1,4 millones de kilos frente a los 5,9 de la campaña anterior

Tareas de recolección de olivas en Bierge.
Tareas de recolección de olivas en Bierge.
S.E.

La campaña olivarera ha comenzado en cuatro almazaras del Somontano, en concreto en Aceites Noguero, Cooperativa San Antonio, Aceites Ferrer y Ecostean, mientras que en las tres pequeñas La Unión (Salas Altas), Alquézar y Colungo se retrasa hasta esta primera semana de noviembre. Las previsiones de obtener 1.410.000 kilos serán las más bajas en los últimos once años (2010-2020) y contrastan con los 5.995.000 kilos que fue la producción del año 2020. El descenso de 4.585.000 kilos es muy acusado. En cambio, destaca la calidad “extraordinaria” del nuevo aceite.

Se debe al fenómeno de la vecería, consistente en que tras un año de abundante cosecha de aceituna sigue otro inferior. Además, ha influido la sequía, según informaron las fuentes consultadas en las almazaras. En la década reciente consta un precedente similar, en el año 2014, con 1.464.000 kilos y solo hubo tres campañas con producciones superiores a 5 millones, hecho que se produce en el Somontano con cierta periodicidad, cada cuatro años. En esta situación, la campaña finalizará antes de lo habitual y el nuevo aceite estará muy pronto a la venta.

Aceites Noguero la inició el 18 de octubre y tiene previsto finalizar en Navidad, con mucha antelación al calendario habitual porque es la última almazara que aguanta hasta finales de enero. Las previsiones de 600.000-700.000 kilos, y estarán alejadas de 2.600.000 kilos del año pasado. Respecto a las causas del descenso, Fernando Noguero señala que “ha faltado mucha agua para el crecimiento normal, hubo poca floración, este año toca vecería, solo se ha recogido en regadío y casi nada en secano. Los precios oscilarán entre 0,45-0,50 céntimos/kilo.

Menos mal que frente al descenso de producción “nos salva la calidad del aceite, extraordinario, el rendimiento es muy bueno pero no compensará el descenso en cifras”. Aceites Noguero ha puesto a la venta aceite de las variedades royeta, picudo y blanca, que junto con arbequina son las más productivas.

En la Cooperativa de San Antonio las tareas comenzaron el 13 de octubre y las estimaciones son “a la baja” con 300.000 kilos, alejadas de la producción de 2.000.000 de kilos de la campaña pasada, según informa el gerente Antonio Campos. “Se moltura cada día sin prisas ni agobios, hemos puesto en marcha una tercera línea para atender maquilas y el final de campaña será a mediados de diciembre”. El censo de la Cooperativa es de 200 socios en el Somontano, pero en la campaña pasada se atendieron a 725 agricultores que llevaron sus olivas.

En la almazara que gestionan Sergio y Toño Ferrer, en Bierge, las tareas comenzaron el 18 de octubre y las estimaciones son de 300.000 kilos de producción, un millón menos que en la campaña pasada. La actual finalizará entre el 20 y 23 de diciembre, pero dispone del primer aceite tras la molturación de aceitunas de las variedades alquezarana y negral, que está a la venta ya para aprovechar las ventajas del puente y la presencia de visitantes en la localidad”. Sergio Ferrer explica que “la variedad verdeña ha sufrido mucho por la sequía propia de un año sin lluvias en secano”, y cuenta que su padre, Antonio, que tiene 90 años, “aún siente las emociones de ver el vareo del olivo”.

En la almazara Ecostean, que gestionan Carlos y Luis Domínguez, en Costean, la campaña durará desde el 25 de octubre hasta el 1 de diciembre y el aceite nuevo se venderá en Navidad. Las estimaciones de 110.000 kilos son inferiores a 270.000 de la campaña pasada, “peor de lo previsto”, explica Carlos, quien señala que “el producto es espectacular en calidad y rendimiento”.

Las almazaras pequeñas, pendientes de la campaña

Las tres almazaras restantes de la comarcal del Somontano comenzarán la campaña en esta semana con previsiones de producción a la baja. En Alquézar se estiman en torno a 30.000 kilos de la variedad local, según el alcalde Mariano Altemir, quien se refiere al “ataque del repilo que afecta a los olivos por su virulencia”. La almazara es vecinal y el año pasado la producción fue de 75.000 kilos.

La almazara de Colungo abrirá a mediados de noviembre, según informa el alcalde, Fernando Abadías, con una tolva y dos silos nuevos que mejoran las instalaciones para agricultores de toda la zona. La previsión es de 35.000-40.000 kilos entre variedades alquezarana e injerto. Por otra parte, señalar que sigue adelante la constitución de la cooperativa vecinal que entrará en funcionamiento en 2022.

Por último, en la almazara La Unión de Salas Altas, las tareas propias de la campaña comenzarán a mediados de noviembre, según informa Cosme Carpi, con estimaciones de producción muy baja, en torno a 40.000 kilos frente a los 110.000 de la campaña anterior. “Desde que soy agricultor será la más baja porque saca mala pinta y pronto recogeremos las olivas”.

Etiquetas