Somontano

fiestas patronales

Siete orejas se cortaron en el coso taurino de Barbastro

Los diestros Sánchez Vara y Manuel Escribano salieron ayer a hombros

Un momento de la faena del diestro Sánchez Vara que ayer cortó tres orejas a sus toros.
Un momento de la faena del diestro Sánchez Vara que ayer cortó tres orejas a sus toros.
Á. H.

Siete orejas repartidas entre Sánchez Vara (3), Manuel Escribano (3) e Imanol Sánchez (1) fue el notable balance de la corrida celebrada en la centenaria Plaza de Toros donde se estrenaron las gradas en zona de sol. El ganadero Salvador Domecq siguió la estela de recientes corridas con 24 orejas y 5 rabos gracias al lote de seis toros, igualados, de buena presencia y embestida corta que recibieron poco castigo en varas y permitieron una lidia dócil, noble y de poca humillación.

La excepción fue el sexto, que después de pasar por varas y banderillas fue inválido para lidia. Los veterinarios desecharon el toro número 32 por pitones astillados. Sánchez Vara, por primera vez, y Manuel Escribano, por segunda desde 2017, salieron a hombros por la puerta grande. El respetable aplaudió al cuarto en el arrastre por la arena del coso taurino, que registró tres cuartos de entrada en corrida, que presidió el alcalde Fernando Torres, asesorado por Luis Grasa. En el palco estuvieron André Cabanne y Marcel Garcelli, presidentes de las peñas taurinas más importantes en Francia.

Manuel Escribano cortó tres orejas a sus toros, ayer, en el coso barbastrense.
Manuel Escribano cortó tres orejas a sus toros, ayer, en el coso barbastrense.
A. H.

Las puertas de la Plaza de Toros se abrieron, de nuevo, para sacar a hombros a dos toreros después de su tarde triunfal. En la historia más reciente del coso, hay que retroceder hasta 2013 para recordar que se cortaron siete orejas y un rabo. Ayer, los seis toros se fueron con rabos, pero sin orejas -salvo el sexto- al desolladero en la capital oscense. Sánchez Vara realizó buena labor con “Arrope” que terminó justo de fuerzas tras recibir tres pares de banderillas bien puestas. Labor aceptable del diestro que finalizo con entera, acreedora de oreja.

En el cuarto se lució más con “Zorruelo” que recibió poco castigo y permitió una lidia para el lucimiento del Sánchez que destacó por un par de banderillas sentado en silla. Luego le recibió rodilla en tierra, hubo desplantes y faenas a gusto del respetable. Una entera fue suficiente para que escuchara “¡torero, torero” y petición de 2 orejas del toro, aplaudido en el arrastre.

Manuel Escribano recibió con verónicas a “Sotavento” que apenas fue castigado en varas y dos pares de banderillas, ninguna del diestro, lesionado en la muñeca. La nobleza del toro que apenas humilló permitió lidia larga, tranquila y provechosa, con desplantes, de cara al respetable. Una entera le valió oreja.

En el quinto, “Trinquete”, con escaso castigo, se vio lo mejor de la tarde con series de verónicas, rodilla en tierra, chicuelinas, pases muy buenos ante una res que acompañó bien y permitió el lucimiento del torero que mató de buena entera, acreedora de 2 orejas por su labor conjunta.

El diestro aragonés Imanol Sánchez regresó a la plaza de toros donde cortó 2 orejas y salió a hombros en 2014. En esta cita no repitió porque solo pudo torear a “Timbalero”, con buena estampa, codicioso en la lidia y al igual que todos, poco castigado salvo en tres buenos pares de banderillas. Imanol mostró ganas y demostró muchos deseos ante una res de embestida corta que tampoco humilló y permitió la posibilidad de buen toreo de muleta. Una entera -denominador común- fue suficiente para recibir una oreja a petición del respetable. Del sexto, “Beduino”, decir que, tras la suerte de vara y las banderillas, el toro no pudo más y el torero hizo lo que pudo para matarlo de una entera bien colocada. Silencio y cabizbajo.

Etiquetas