Somontano

jornadas

Barbastro aborda el problema para encontrar vivienda rural

La escasez de oferta se debe a casas vacías y fincas sin inscribir en el Registro. 

Público asistente a la Jornada sobre vivienda rural en el Centro de Congresos de Barbastro.
Público asistente a la Jornada sobre vivienda rural en el Centro de Congresos de Barbastro.
Á. H.

La escasa oferta de vivienda disponible en pueblos pequeños de las comarcas, en general, es una de las dificultades más importantes para frenar la despoblación. El denominador común son casas vacías, en ruina, con propietarios desconocidos, propiedades compartidas entre diversos herederos y fincas sin inscribir en el registro de la propiedad, entre otras situaciones problemáticas. Así se constató en la Jornada en el Centro de Congresos para abordar el problema que supone la escasez de viviendas para luchar contra la despoblación en los pueblos.

Hasta ahora, 152 jóvenes, menores de 35 años, han solicitado subvenciones del Ministerio para comprar viviendas en municipios menores de 5.000 habitantes en diferentes comarcar aragonesas. De todas maneras, el problema por falta de viviendas es patente. “Si pudieran resolverse, en los pueblos habría una mayor disponibilidad de solares, casas para rehabilitar y terrenos para urbanizar o edificar”, según las informaciones expuestas durante la jornada en la que se mostraron instrumentos, herramientas y disposición de ayudas públicas con el objetivo de incrementar la oferta de viviendas en el medio rural.

La actividad organizada se enmarca en el programa “Pueblos Vivos” en el que participan siete Grupos Leader que trabajan en 10 comarcas aragonesas coordinadas por el Centro de Desarrollo del Somontano. En concreto hubo participantes de Somontano, Cinco Villas, Gúdar-Javalambre y Maestrazgo, Sierra de Albarracín, Campo de Belchite, Tierras del Jiloca y Gallocanta, Jacetania y Alto Gállego. Asistieron alcaldes, concejales, secretarios y arquitectos.

En el trascurso de la Jornada intervinieron Verónica Villagrasa, directora general de Vivienda del Gobierno de Aragón; Santiago Pujol, arquitecto de la Red de Oficinas de apoyo a la Rehabilitación de Huesca; Ana Bescós, letrada del Servicio de Asesoría Jurídica de la DPH y Mariano Altemir, presidente del Ceder Somontano.

Verónica Villagrasa indicó que “a nivel autonómico tenemos diferentes actuaciones en marcha para dar respuesta a necesidades en ayuntamientos. En el medio rural, la respuesta es adecuada porque la convocatoria de ayudas para jóvenes se ha ejecutado al 100% y ha facilitado que 152 personas soliciten subvenciones en localidades con menos de 5.000 habitantes. Se moviliza una cantidad importante de inversión en el medio rural, superior al ámbito urbano que asegura movimiento económico, genera empleo y permite la posibilidad de mantener servicios. De todas maneras, hay demanda de vivienda por parte de ayuntamientos cuya colaboración es vital en cada territorio para poner en marcha actuaciones, aunque los particulares deben activar viviendas vacías para ponerlas en uso”.

Mariano Altemir se refirió a la situación en localidades del Somontano, “excepción hecha de Barbastro, la densidad es de 6 habitantes por kilómetro cuadrado y existe clara necesidad de que venga gente a vivir en pueblos. Las necesidades en capitales no tienen nada que ver con las que hay en comarcas. El problema es común para que nuevos habitantes tengan viviendas dignas”. En relación al Somontano, “el proyecto funciona porque hay muchas personas interesadas pero el problema de viviendas es crucial porque no hay mercado en el territorio, las que son de titularidad pública están alquiladas y se necesitan más”.

Etiquetas