Cultura

MÚSICA

López y Balanyà actúan en la tarde del domingo en Huesca

Este dúo de batería y piano presenta su propuesta de jazz arriesgado en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner

López y Balanyà actúan en la tarde del domingo en Huesca
López y Balanyà actúan en la tarde del domingo en Huesca
S.E.

HUESCA.- Este domingo, a las 19 horas, en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca se presentan el batería Ramón López y el pianista Josep-Maria Balanyà. Se trata de un proyecto que dio sus primeros pasos el pasado verano en el Crazylane, Private Music Room, de Bruselas. Poco después, concretaron la propuesta con una sesión de grabación en el Dada Studio, de la misma capital europea. Una sesión que fue masterizada el pasado mes de enero por el prestigioso ingeniero de sonido, Ferran Conangla (habitual entre otros del pianista mallorquín Agustí Fernández) coincidiendo con la presentación del dúo en Barcelona. El resultado, un disco que debería publicarse en primavera y de cuyo adelanto se podrá disfrutar hoy.

El batería alicantino Ramón López es una de las grandes figuras del jazz y la improvisación actual, no solo de nuestro país, sino a nivel europeo. Y lo cierto es que ha hecho su carrera fuera de nuestras fronteras. Desde París, donde pronto fijó residencia (1985). Allí, desde sus inicios, tuvo ocasión de colaborar con grandes músicos de la escena francesa llegando a ser batería de la Orquesta nacional de Jazz de Francia o integrante de proyectos a nombre de Claude Tchamitchan, Barry Guy, François Cotinaud, Jean Marc Padovani... El primer disco a su nombre llegaría a finales del siglo pasado en el sello británico Leo. Un aclamado solo. Luego su proyectó con canciones de la Guerra Civil Española, dúo con la pianista Christine Wodraska, Triez, Ivo Perelman o Joachim Kuhn.

Un enamorado de Max Roach que ha intentado crear su propio estilo baterístico enriquecido con el sonido oriental del tabla, el instrumento emblemático de la música clásica indostaní. Además de la actuación, en el antiguo Matadero para presentar su proyecto con las canciones de la Guerra Civil merece la pena recordar su visita como miembro del Lonely Woman 4tet de Agusti Fernández y del Europa Quartet de Baldo Martínez.

El nombre de Josep-Maria Balanyà comenzó a sonar a mediados los setenta. En la escena layetana, con una propuesta próxima al entonces emergente jazz rock con el grupo Carretera y Manta, una de las formaciones imprescindibles tanto de las salas emblemáticas del género, en Barcelona como en los macro conciertos que comenzaron a proliferan en esa época. Luego se afincó en Suiza, donde amplió estudios y además de tocar con músicos locales colaboró con un joven y emergente guitarrista valenciano, Ximo Tebar.

Allí desarrolló una gran actividad comenzando a publicar un buen número de discos a su nombre (tiene una veintena) y a escribir algo más de 140 obras tanto para piano, como para voz, electrónica, danza, instalaciones sonoras.. propuestas a medio camino entre la impro, la contemporánea, la experimentación... En la actualidad alterna su residencia entre Bruselas y Barcelona. Con anterioridad ha estado en Huesca dando un curso de "impro conducida" en el Conservatorio; un concierto en el Palacio Villahermosa, un energético y radical dúo con Pelayo Arrizabalaga, dentro de la programación de Periferias o el reciente solo en el Salón Azul del Casino.

De la unión de estos dos grandes creadores surge una música cóctel de todas sus vivencias musicales en las que está el jazz más radical y arriesgado, la música contemporánea europea y los toques etnos.

Etiquetas