Cultura

FESTIVAL SECASTILLA FOLK

La Ronda de Boltaña anima el festival Secastilla Folk

Mucho público disfrutó de la música y de las actividades lúdicas y culturales

La Ronda de Boltaña anima el festival Secastilla Folk
La Ronda de Boltaña anima el festival Secastilla Folk
S.E.

SECASTILLA.- Numeroso público disfrutó el pasado sábado de la décimo quinta edición del Secastilla Folk que, como siempre, unió a la música actividades lúdicas y culturales. La Ronda de Boltaña ofreció un espléndido concierto en la plaza de la Iglesia al que asistieron alrededor de 250 personas y que fue el acto central del programa. Sin embargo, se contó también con la proyección del corto "Mermelada de Moras", basado precisamente en una de las canciones de la Ronda de Boltaña que se complementó con coloquio con realizadores y músicos. Hubo también cena popular para un total de 130 comensales.

Secastilla ha disfrutado de un intenso fin de semana ya que, por primera vez, se ha hecho coincidir el Secastilla Folk, que tuvo lugar el pasado sábado, con la Romería de San Martín que los vecinos disfrutaron en la jornada de este domingo. La sinergia entre ambos acontecimientos hizo que ambos estuvieron muy animados, en especial, el Secastilla Folk que atrajo a vecinos de otras poblaciones.

La programación se abrió el sábado por la tarde con la proyección del cortometraje Mermelada de moras que todavía se ha visto en muy pocos puntos el Alto Aragón y que despertó aún más expectación en Secastilla por la temática, muy cercana al territorio, pero también porque muchas de sus escenas se rodaron en Ribagorza y con personajes de aquí, en concreto, en Capella y Benasque.

Reconocer a algunos de sus vecinos en el corto fue un aliciente más, si bien cabe destacar que el contenido de la proyección hizo que afloraran historias personales de emigración similares a la que relata el corto en base a la canción de la Ronda, ambientada en el éxodo pirenaico a la ciudad en la segunda mitad del pasado siglo.

El concierto de la Ronda de Boltaña que tuvo lugar a las 20 horas en la plaza de la Iglesia, incluyó los temas clásicos de sus casi 30 años de andadura y, por supuesto, "Mermelada de Moras". De las alrededor de 250 personas que disfrutaron del concierto, una parte lo hicieron sentados, aunque muchos optaron por bailar dando más animación al Secastilla Folk en una noche agradable en lo meteorológico a esa hora.

El festival se trasladó a continuación a la plaza Nueva, que casi se quedó pequeña para albergar a las 130 personas que compartieron la cena que puso el broche al Secastilla Folk en una de sus ediciones más exitosas.

Etiquetas