Cultura

47 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE HUESCA

Mayores al Festival, una mini muestra con debate incluido

La actividad, que contiene cinco cortos finalistas de esta edición, recorrerá hasta el viernes siete residencias y centros

Mayores al Festival, una mini muestra con debate incluido
Mayores al Festival, una mini muestra con debate incluido
P.S.

HUESCA.- El Festival Internacional de Cine de Huesca "es una cosa de la ciudad", y como tal "también son importantes las personas que por diferentes causas no se pueden desplazar a sus sedes oficiales, y como se quiere que participen, se lleva a centros y residencias". Jesús Bosque recuerda que Mayores al Festival nació hace seis años, pero la actividad se ha ampliado porque "se va a siete sitios, entre los que hay residencias de mayores, pero también el C.R.P. Santo Cristo de los Milagros, Atades y los Hermanos de Cruz Blanca".

Desde el Festival y a través de Cadis, también se les ofrecen a los usuarios invitaciones para acudir a los distintos actos que se organizan, "además de animarles, a los que puedan, a salir de la residencia y acercarse paseando hasta la oficina".

Mayores al Festival arrancó este lunes en el Hogar de Mayores del Iass y continuará hasta el próximo viernes. En esta edición se han seleccionado cinco cortometrajes finalistas en los diferentes concursos: Let"s go to Antartica (documental), All inclusive (documental), Tango (internacional) , Hawaii (iberoaméricano) y Benidorm 2017 (Iberoamérica. Entre estas obras "hay dos documentales, dos de ficción y una de animación, una cosa variada, lo mismo que en las sesiones que se proyectan en el Teatro Olimpia. Se trata de una mini muestra pensada para los mayores de los finalistas del Festival", indica Bosque.

Respecto a la elección de los trabajos, ha primado el criterio técnico buscando que "sean accesibles para ellos", por ejemplo que no tengan subtítulos "porque les resultan difíciles de leer, y dentro de eso que haya un poco de cada cosa", insistió Jesús Bosque.

Tal y como ocurrió el lunes, y se mantendrá durante toda la semana, la actividad comienza con una introducción en la que se habla del Festival y de cine, y una vez que se han proyectado los cinco cortos, que son unos 65 minutos, se establece un debate. "De lo que se trata es de que los asistentes puedan participar y opinar y suele ser bastante rico porque van hablando de lo que han visto, de los recuerdos que les provoca...".

Junto a Jesús Bosque, en Mayores al Festival participan cinco voluntarios que, distribuidos en dos equipos, acuden a las sesiones. "Se trata de una actividad un poco más complicada que el resto porque el público al que va dirigida requiere cierta sensibilidad social, en el sentido de que no es cortar entradas, sino conversar con los usuarios de los centros y residencias, y para ello se les prepara", explica Jesús Bosque.

Ven los cortos, se les introduce en las claves cinematográficas, se les habla del público al que van dirigidos y "preparamos un guión de cómo se puede introducir la sesión, el tipo de preguntas...".

Como curiosidad, este año se cuenta entre los voluntarios con un usuario que vive en Cruz Blanca, "una integración doble porque pidió colaborar y lo hemos integrado en este equipo, algo que consideramos una buena idea y en la que deberíamos avanzar más, integrándolos no solo en esta actividad sino también en otras".

Otro de los temas pendientes, comentó Jesús Arbués, es el que sean los mayores los que hagan un corto. "Ese es un guante que nos falta por recoger, pero algún día tenemos que hacer una película con ellos".

Etiquetas